El fugitivo de la TV, Dr. Kimble (1963-1967)

El Fugitivo-1

 

 

La serie el fugitivo fue un pelotazo mediático que atrapó a EE.UU y medio mundo cuando el B/N en la caja tonta era lo más In. Apenas, dos meses —17 de septiembre 1963— antes, del magnicidio de Kennedy, en Texas. Arrancaba la historia del Dr. Richard Kimble, un prestigioso  pediatra de la tranquila Indiana. Su apacible vida da un giro de 360 grados cuando su esposa; es brutalmente asesinada por un misterioso individuo manco. Acusado y juzgado, como autor del delito, inicia una escapada sin cuartel. Richard Kimble, se convierte en el fugitivo más buscado de EE.UU, sabe muy bien que la única manera de probar su inocencia es encontrar al oscuro hombre mutilado. En ese afán por hallar la verdad; el auténtico culpable del asesinato de su esposa. Se desarrolla un serial de intriga, que siempre dejaba al espectador con las ganas de coger por los pelos al escapista hombre de un solo brazo. Aromas de Road Movie y la metáfora de la caza. La policía acechando al bueno, y éste casi a punto de coger al malo amputado. En la España del seiscientos, todo el mundo quería tener un médico de cabecera tan legendario como el Dr. Kimble. Las familias intentaban localizar a un conocido con TV de formica y estabilizador de tensión. Algunos bares, vecinos y amistades de cierto pedigrí se convirtieron en centros de culto. El Dr. Kimble, interpretado por el actor David Janssen se convirtió en uno más de la familia. Algo así, como lo que pasa la noche de los jueves con la infumable familia Alcántara (penosa ficción) en el Siglo XXI de la HD. Nos tenía acongojados con sus mortificas, penurias y desvelos, que fueron parte de las fantasías de una generación de padres/abuelos y larga prole. Escuchábamos en un doblaje latino la dicción de aquel buen hombre angustiado —el bien parecido, Dr. Kimble— que ayudaba a todo necesitado. Era un buen tío repleto de un montón de nobles valores. Lograba transmitir máximas, en torno, al esfuerzo y la solidaridad con personajes, que sufrían tanto como, él o incluso más que el propio fugitivo.

 

The Fugitive-Janssen (1)

 

 

El fugitivo finalizó un  año antes del asesinato del otro Kennedy,  “Bobby” en un “final Cut” que batió records de audiencia un 29 de agosto de 1967, ya en Tecnicolor. Sólo superada por el disparo al pérfido JR de Dallas. Afortunadamente, TVE tuvo el detalle de reponerla en la década de los 80 con nuevo doblaje; obteniendo una buena audiencia. Sin embargo, lo que nadie sabía era la verdadera historia de esta magnífica serie escrita por Quinn Martin, el creador de otra serie mítica de la TV, “los intocables” y  gran, leyenda de la época. Hablamos de ese tipo de productor ejecutivo, que inspiró a gente como Anthony Yerkovich, Mark Frost, David Milch o David Guggenheim. Toda esta ficción se gestó  un 4 de julio de 1954, cuando, en el estado de Ohio, el Dr. Sam Sheppard fue —injustamente— acusado del crimen de su esposa, Marilyn Reese Sheppard, de 31 años, quien además estaba embarazada de cuatro meses. El caso tuvo en vilo a toda la sociedad norteamericana, por lo que no fue extraño que 9 años más tarde, se estrenara una serie de televisión. Desde la fuga inicial del protagonista hasta el momento más esperado —la confesión del famoso manco— interpretado por el  actor Bill Raisch, revelando su fechoría en el último capítulo. El casting funcionó como un reloj suizo, David Jansen en su papel protagonista hasta el resto del reparto de actores con Vera Miles, el todoterreno Brian Keith y el teniente Gerald (Barry Morse) el hombre de la solemne respuesta: “la ley lo determinó así”. El toque policiaco cuasi Noir de la voz en off, de William Conrad (gran actor de reparto y conocido por otra serie de culto de los 70 Cannon) le daba ese aura de misterio e intriga,  junto a una música Jazz de Pete Rugolo. Algunos de los capítulos fueron dirigidos por consagrados directores del Noir y western de serie-B. Otros, simplemente, directores de prestigio en TV. Por citar algunos nombres que les dirán algo destacan: Adner Biberman, Ida Lupino, Gerald Mayer, Gerd  Owaldd, John Sargent,  Lewis Allen, Richard Donner o Larry Cohen. Y durante los cuatro años de emisión pasaron por la serie  actores de la talla;  Bruce Dern, Beau Bridges Diane Ladd, Eileen Heckart, Gloria Grahame, John Anderson, John Considine, John McLiam, Joanna Frank, Kurt Russell, Nancy Malone, George Voskovec, Paul Birch, Shirley Knight, Robert Doyle, Russell Collins, Robert Duval, Shirley Knight, Tom Skerritt, Telly Savalas, o Warren Oates. Lo más curioso y lamentable de toda esta historia fue el final real del auténtico Dr. Sheppard.

Richard_Kimble_Wanted_Poster_gs

Su  caso fue sobreseído y salió de prisión, muy  dañado psicológicamente. Una vida destruida, que se fue consumiendo entre alcohol y drogas. Trató incluso de aprovechar su dudosa fama dedicándose a la lucha libre, con el nombre de “Sheppard, el Asesino”. Su segunda mujer lo dejó por infidelidades, y seis meses después: Sheppard murió prematuramente a los 46 años. Las paradojas de la vida, hicieron que el actor David Janssen, sufriera un camino similar al del Dr. Sheppard versus Kimble. Ese gran éxito profesional, también lo condujo a la bebida, las drogas y la promiscuidad. Murió a los 48 años, por causas no esclarecidas del todo. Se cree que el verdadero asesino de la  Sra. Sheppard fue Richard Eberling, un inestable vagabundo que había acudido en varias ocasiones a la residencia de descanso dominical  propiedad del  matrimonio Sheppard, y que falleció en prisión en 1998, cumpliendo condena por otro crimen. Fue tan amplio el mito de “El fugitivo, que volvió a revivir sus andanzas en la adaptación cinematográfica de Andrew Davis (1993). Los protagonistas; Harrison Ford y Tommy Lee Jones (Oscar mejor actor de reparto) en el papel del detective Samuel Gerald.  Todo un triunfo de crítica y premios. En el año 2000, CBS volvió a llevarla a la TV sin demasiada gloria. Pero, ese año sería, el año en donde, todo el mundo iba a encontrar su vocación de policía científico, en CSI “Las Vegas”. Han pasado 30 años desde la emisión de aquel mítico capítulo final y todavía, sigo pensando, que la era de Oro de la TV lleva escrita y vista, hace mucho tiempo. La ficción televisiva, si es buena, pues como el cine. El bueno da gusto y el malo: es detestable.  No obstante, ahora que llega el calor y los primeros turnos de vacaciones, se puede rescatar este título y sean Uds. quienes, saquen sus propias conclusiones. La serie se puede localizar vía DVD, Blu-Ray y en portales de la webesfera. Nota: 8,5

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: