Penny Dreadful, La joya de Showtime

Episode 102

 

Showtime se está consolidando como el canal que más sombra creativa puede hacer a la todopoderosa HBO. Llegó a las pantallas del cable norteamericano, la gran esperanza blanca de la franquicia californiana: la sutil y original serie de terror “Penny Dreadful”(del ingles, tenemos el termino Penny/penique) originalmente era una revista inglesa del siglo XIX, que publicaba en sus páginas novelas seriadas de terror. En EE.UU la alocución se conocía como las Dime Novel novelas de diez centavos. Todas ellas con las temáticas propuestas del terror británico, lo detectivesco, el romance, la delincuencia y en la nueva América, el Western por antonomasia. Eran los cimientos de los que en el siglo XX conoceríamos como literatura Pulp (lecturas baratas) no por ello, repletas de calidad. Autores como Stevenson, Shelley o Poe se dejaron caer por estos adictivos recovecos. Su capítulo piloto ha sido dirigido por el  español J.A. Bayona. Una serie con una factura impecable, bien trabada y muy entretenida. Aderezada con un barniz de aroma al viejo terror cool del siglo XIX. Empezando por un casting exquisito—gran acierto donde los haya—  de un mimo cuidasimo, es decir, el proyecto hecho realidad desde el tabique central. Lo primero: el  guión, a cargo del prestigioso guionista y dramaturgo John Logan (Hugo, El aviador, Sweeney Todd, Gladiator, RKO 281 y el reciente 007 Skayfall). Una producción ejecutiva con gente como Sam Mendes y James Flyn (Vikings 2013). Por otro lado, están los españoles, Xavi Giménez como operador de  cámara y Antonio Calvo-Domínguez en la dirección artística (los decorados y el vestuario son de una calidad similar a la deliciosa, Boardwalk Empire). Y ,nuevamente, la supervisión definitiva del incansable John Logan. El epitome final es un drama gótico de terror que la propia cadena ha descrito como un mix de terror-ficción.

 

Foto 2

 

Desde el “From Hell” de Alan Moore,  pasando por La liga de los hombres extraordinarios, el Drácula de Coppola y las historias de Sherlock Holmes de Guy Ritchie. Hasta el Frankenstein  de Mary Shelley. Toda una orgía organizada por un sarcástico Oscar Wilde y “El retrato de Dorian Gray” darían los contrafuertes del argumento del sagaz Logan. Lo hemos dicho en más de una ocasión. La diferencia entre la ficción Made in Usa con el resto de productos de otros itinerarios reside, en su atrevimiento y originalidad. Penny Dreaful es una urdimbre entre las novelas graficas y esas películas mencionadas. Si les gusta más esta definición, también podría servir: un híbrido de producción onerosa, mezcla de terror sobrenatural,  novela policíaca, y los valores del drama histórico. Uds. Mismos. Penny Dreadful es todo eso, en  su máximo exponente. En cuanto entran sus acordes góticos compuestos por el músico polaco Abel Korzeniowski, comienza el espectáculo. Los protagonistas desde el primer instante trasladan la química especial que emanan de sus interpretaciones, haciéndote que te sientas atraído hacia ellos de una manera difícil de evitar la mirada. Y es que Penny Dreaful; es seducción y elegancia. Algo que sólo los buenos ojos de espectadores con garbo se precian  a semejante deleite. Protagonizada por Timothy Dalton, Eva Green, y Josh Hartnett como aventureros que luchan contra una conspiración espantosa y posiblemente sobrenatural en el Londres victoriano.

Foto 3

 

Es una maravillosa sorpresa, siempre que tenga uno sea la suficiente dosis de tolerancia al contingente de sangre que se deja caer por los suelos Londinenses. Timothy Dalton es Sir Malcolm Murray, un explorador legendario que se encuentra ante unos obstáculos sobrenaturales para tratar de localizar a su hija secuestrada. Su fiel ayuda de cámara funestamente  templado, Sembene (Danny Sapani). Eva Green es Vanessa Ives, una poderosa médium(con tintes cercanos al mundo de la brujería—muy hermosa— de carácter sui generis, que contrata a un joven pistolero estrella de un circo del viejo Far West; Ethan Chandler (Josh Hartnett). Después, el médico que se integra en el equipo; un inquieto investigador del cuerpo humano, el joven doctor Victor Frankenstein, papel desarrollado por Harry Treadaway. Y por último, el ambiguo Dorian Gray (Reeve Carney). En un momento dado, Murray le dice a Chandler; no se sorprenda por lo que vea y no dude, a la hora de usar su revólver.  Ubicado en plena crisis del affaire de Jack el Destripador. El primer episodio de la serie arranca con una atrocidad horrorosa, de la que los protagonistas salen victoriosos, gracias a un esbozo de   arrojo e ingenio. Londres está aterrorizado por los carniceros y psicópatas de la más diversa calaña. No sólo el Destripador, sino una banda misteriosa de asesinos y secuestradores cuyos motivos se desconocen, como la denominada secta del culto. En definitiva, un fascinante delirio que toda persona del siglo XXI se preguntará ¿No he visto esta historia antes? Puede que sí o puede que no. Ahora el show funciona desde la perspectiva más profana de las deidades que anuncian los placeres más antiguos de la carne y le dan solidez al drama.

 

Episode 106

 

 

Esto se hace aún más evidente durante los últimos cinco minutos del capítulo piloto y en determinadas escenas del alucinante segundo episodio. El producto está afectuosamente forjado. Cada plano entra de un modo inteligentemente integrado, iluminado y decorado. Al igual que un movimiento de cámara tiene un propósito, y, a veces sorprendente (como la forma en que un disparo arranca, en el plano detalle desde la mano de una persona muerta agarrando una manzana, a lo largo del antebrazo, muy hermoso y poético). La sensualidad es muy bella. Ello no es óbice, para presenciar escenas de sexo y desnudos explícitos de un modo equilibrado. Penny Dreadful al igual que la sugestiva Hannibal, tiene el aprecio de un buen pintor por las texturas de toda índole: carne desnuda (intacta, desmembrada y el muerto en la sala de estar); sombreros y corsés. Mitones y la luz del amanecer gris de las orillas del Támesis; el resplandor infernal de lámparas de gas; lluvia brillante en los adoquines. Y poco a poco va en crescendo; la posibilidad muy remota de una una figura silueteada que emerge desde un banco de niebla arremolinada. Un incómodo primer plano del rostro tras la continuada angustia de T. Dalton. Los planos detalle de las elegantes manos sobre el tapete verde avivando las cartas del Tarot a través de una mesa. Son esos pequeños detalles de las cosas que nos hacen ser mejores y percibir que en la vida hay demasiada belleza. Incluso en un paramo habitado por la inmundicia humana y la faz criminal terminan por convencernos que es un espectáculo para los sentidos. Nota: 7,8

 

Episode 102

 

 

 

 

Anuncios
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Lo comparto amigo. Mi niña interna es gótica y extraña. Viendo la serie me siento como un pez en el agua. Buena entrada Jon

    Responder
    • Una deliciosa apuesta de Showtime en todos los sentidos. Vale la pena invertir un poco de tiempo y sumergirte entre autores tan respetables, Jon

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: