Jimmy Scott, la voz etérea

1

El pequeño Jimmy convivió con la desdicha envuelta de orfandad y la pesadumbre del día a día de una enfermedad crónica. Esta última compañera de viaje hasta no hace mucho. Longevo tránsito para un chaval que no terminaba de asumir demasiados retos en un espacio de tiempo muy limitado. Eso sí, suficiente intervalo para encontrar su éxito en los últimos años de vida. Su primera actuación fue en el coro de la iglesia del barrio. Apenas tendría ocho años. A los trece, el primer golpe fatídico; su madre fallecía en un accidente de tráfico. Aquello supuso la inmediata ubicación con una nueva familia de adopción. Jimmy sufría una extraña enfermedad congénita—de las que hoy en día denominamos raras— el síndrome de Kallman, que le impidió experimentar su propia pubertad. Ésta, le detuvo su crecimiento cuando todavía no había alcanzado el metro y medio con 20 años. Además, su voz todavía era la de su niñez. En 1948, se unió a la orquesta de Lionel Hampton e hizo su primera grabación con él para la compañía Decca en enero de 1950. Una de las canciones de esas sesiones, Everybody’s Somebody’s Fool, entró en las listas de R&B en octubre de 1950 y se convirtió en un Top Ten Hit. Scott dejó a Hampton en 1951 e inició carrera en solitario. Una aparición con la orquesta de Paul Gayten en el Rip’s Playhouse en Nueva Orleans ese año le llevó directamentamente a la compañía Regal. Después editó una serie de temas para los sellos Royal Roost, Coral y Roost Records. Posteriormente, en 1955 cambió a Savoy Records, que le produjo su primer LP, Very Truly Yours. En 1957, otro nuevo cambio de compañía, desde King Records vuelve a Savoy y graba su segundo álbum, The Fabulous Little Jimmy Scott. En 1962, firma por el sello de Ray Charles, Tangerine, y llegó su tercer Lp, Falling in Love Is Wonderful. Empero, se hubo de retirar el álbum del mercado, pues Savoy interpuso una denuncia contra Scott por incumplimiento de contrato. Ya que los derechos eran todavía propiedad de Savoy Records.

 

JimmyScott Foto 2

Todo este affaire produjo una gran tristeza en JS, lo que le llevó a abandonar el mundo de la música. Acabó trabajando de repartidor para la cadena Sheraton en su Hotel de Cleveland. En 1969, graba su cuarto disco, The Source, para Atlantic Records. Ya en 1975 volvió con sus viejos directivos de Savoy y se lanzó su quinto trabajo, Can’t We Begin Again. No obstante, ninguno de ellos consiguió el éxito comercial deseado, y se volvió a alejar de la música. Retornó a los escenarios en 1985 cantando en clubs con la banda The Jazz Expressions y restableció su carrera discográfica entre 1990 y 1991, a los 67 años cantó en el funeral de Doc Pomus, lo que supuso que Seymour Stein le ofreciera un contrato con el segundo sello de Warner. David Lynch le ofreció aparecer en el final de la serie de “Twin Peaks”, cantando la canción “Sycamore Trees”, co-escrita por el propio Lynch creador del este maravilloso producto televisivo. Su álbum de regreso All the Way (1992) vendió sólo 49.000 copias en los EE.UU., pero le valió convertirse en un disco de culto en Europa y Asia, especialmente Japón, donde acabó consumido. Aquel álbum le dio su primer Grammy. Ese mismo año aparece en la grabación de Reed “Magic and Loss”. Después vinieron Very Truly Yours (1994) Dream (1995) Heaven (1996) Holding Back the Years /recopilación de clásicos de Prince, Costello, John Lennon o Elton John/ (1998) Little Jimmy Scott (1999). Y sus últimos álbumes para Sire y Milestone Mood Indigo (2000) The Source (2001) Over the Rainbow (2001) But Beautiful (2002).

JS Foto 3

 

En 2003 se realizó la película documental “Jimmy de Scott: If You Only Knew” y una biografía “Faith In Time: The Life of Jimmy Scott.” El bueno de Scott dijo a AP en 2004; “Me encanta el espectáculo. Es mi vida, cariño, y yo trato de disfrutar de ella.” En 2007, recibió la Fundación Nacional para la artes del Jazz el premio de Maestro, el más alto honor de EE.UU en tan distinguida disciplina. Ese mismo año confesó en una entrevista que lo que de verdad hace grande a un cantante: “es saber  hacer este trabajo de cantar una canción y contar una historia. Si eres  capaz de comprenderte a ti mismo, eso es lo que estás haciendo: cantando y contando una historia. Así que hablar de ella y contarla con tu aprobación. Eso es saber que las cosas van bien, tan sólo eso.” Finalmente, su asfixiante enfermedad crónica que tanto le caracterizó el estilo a la hora de cantar: le estaba matando. También lo hacía el dolor que sufrió desde muy pequeño e intento mitigarlo con demasiado alcohol, algo que derivó en una galopante cardiopatía isquémica. Igualmente, era un gran amante del tabaco. Jimmy Scott murió a los 88 años, mientras dormía en su casa de Las Vegas el pasado 12 de Junio. Su esposa, Jeanie Scott, transmitió la noticia a todos los medios de comunicación que se hacían eco de la feliz pérdida. DEP, la voz etérea.

Anuncios
Deja un comentario

3 comentarios

  1. Una vida longeva repleta de sufrimiento y superación personal. Su voz, simplemente ¡magnífica!

    Responder
  2. No conocía a este cantante… y ha sido todo un descubrimiento para mí.
    Muchísimas gracias.
    ¡Un abrazo!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: