The Buddy Holly Story (1978)

buddy-holly-story-3

 

 

Si hay algo que no podemos obviar, ni dejar de pensar, alguna vez a lo largo del día; es que Internet es un gran invento y el Rock&Roll puro está compuesto en un 70% del ADN  Buddy Holly. Estaba trabajando en otro post—ya me conocen— del hermano de esta publicación (detritus, más literario y psicodélico, envuelto de congoja perifrástica). Empero, la cuestión es que se juntó el hambre con las ganas de comer, que dirían en la vieja Castilla y en New York, la música con el cine. Lo que deriva en la propiedad conmutativa de  las nuevas tecnologías y sus bonanzas, a través de la tramoya digital; mis amados 200mg Hz. De fondo, cómo el que no quiere: Peggy Sue del bueno de Holly. Frené en seco mi fase prosística más zen y me dije; ¿Cómo es que Hollywood no se atrevió con semejante artista y su correspondiente biopic? Lo sabía, bingo. Pero, lo desconocía. Este fin de semana ha sido fascinante, en todos los sentidos: mucha playa, mar, salitre a Gogó y un coche que me dejaron destrangis. Luego, tras una refrescante ducha; me vi “The Buddy Holly Story” (1978) de Steve Rash, y disfruté de ella, como un cadete, el día de su primer revolcón. Umbral decía que los  placeres son muy diversos, aunque de eso ya habló Proust. ¡Qué lástima, pues nos hemos quedado sin uno y el otro! La cuestión reside, en que esta producción, tiene mucho de serie B y en algunos momentos, nos podría remitir a un telefilm de nuestra adorada Mediaset de Lux. TBHS, es una película buena y algo maltratada por la crítica musical especializada. El film se basa en el fascinante libro autobiográfico—donde su viuda, María Elena Santiago contribuyó, en gran medida—escrito por  John Goldrosen y adaptado a la gran pantalla por Robert Gittler. La película arranca con el protagonista Buddy Holly (Gary Busey) en la somnolienta villa de Lubbock, la tierra natal del genio/Texas en 1956.  Están en la radio local (KDAV) con su compinche de correrías Ray Bob (Charles Martin Smith) presentando sus primeros bolos. Intercalando el montaje, con el paralelismo del pastor de la iglesia anabaptista, que habla sobre la maldad y la falta de rigor de esa música: el Rock&Roll. Obra del diablo, hecha en la selva por demonios.

19-the-buddy-holly-story

El film avanza y se permite una licencia muy curiosa: el hipotético romance inicial de Buddy con  Cindy Lou—un giño a la mítica Peggy Sue, que era la sobrina de su batería—una chica de la localidad que interpreta (Amy Johnston), el cual, se complica. Ya que sus compañeros de grupo, le alertan, sobre el interés del dueño de la cadena de radio—donde habían estado tocando— que estaba considerado la posibilidad de una audición. Y se produce el primer encuentro entre BH y Riley Randolph (Will Jordan). Buddy, no sale muy convencido de la entrevista. No obstante, es el preludio de lo que en muy poco tiempo será una verdadera revolución en todas las radios de todo el país. Buddy, Bob y el nuevo contrabajista:  Jesse  Charles (Doun Stroud). Se va atisbando, el principio de fractura entre BH y sus compañeros. A pesar de que se graba el sencillo en Nashville, siendo un autentico desastre. Algo que se refleja en el rostro de Holly. El plano de vuelta a Lubbock; no tiene desperdicio. La película sigue su argumento lineal y disperso de lo acontecido al soberbio músico y compositor, como el affaire del Apolo en Harlem o cierto histrionismo en recalcar la mala relación entre los integrantes de la banda; demasiado forzado y muchos momentos fuera de lugar. Si que se introduce el elemento del amor a primera vista, entre la preciosa joven  portorriqueña María Elena Santiago (Maria Richwine). El punto cúspide de la boda—dejando en evidencia, los recelos familiares—, en un momento donde Buddy estaba loco por María y siguiendo la pauta de la estructura de todo biopic: el momento de su estrellato en la música norteamericana, la prensa musical de medio mundo y los fanas a sus pies, cuando quedaba muy poco tiempo para el desgraciado accidente de aviación. Tan sólo tenía 22 años.

1987332,yp+T7PMY5lKvdiJRNP2232rRcIxVh8A_S7N9IsWuz4QEwaEPZZrjpU+rJbihmueTTpJCTKIusJ0qmDEDRKo4WA==

La película tiene aspectos realmente notables como una BSO espectacular y fantástica. Así como  la tremenda ventaja de contar con un sensacional  Gary Busey, en estado de gracia. Actor amado y detestado. Increíble su meticulosidad en este papel, desde el proceso de adelgazamiento—perdió 17 kilos— hasta su plus interpretativo de los gestos, muecas y tics propios del genial Buddy. Eso se evidencia en las secuencias de los directos. Una credibilidad lógica, en  gran parte a la grandilocuencia, de temas como: Maybe  Baby, Rave On, Everyday, Hearbeat, Oh boy, No Fade Away, Peggy Sue, Early in The Morning o It´s So Easy y etcétera. Joe Renzetti recibió el premio de la Academia por la mejor adaptación musical y la aportación técnica de los actores que acompañan a Busey; Don Stroud, y Charles Martin Smith, que  tocaron sus propios instrumentos, de un modo muy convincente y  cantaron todos los temas con su propia voz. Los creadores de The Buddy Holly Story —el mismo título dice de él— que le tenían mucho cariño y respeto al subgénero cinematográfico del biopic musical. Pretendían alcanzar  lo sustantivo del auténtico protagonista: Buddy Holly, para ello reconstruir el ambiente, no era simplemente un nuevo objeto. A modo, de fósil cinemático en movimiento de una clase de paleontología, es decir, conseguir una película legítima que aspiraba a 3 Oscars. Ganó uno y un Bafta. Sí, una película con sus carencias, imperfecciones e imprecisiones (manipulación de los nombres originales, la ausencia de Richie Valens o los affaires de Decca). Hasta los constantes cambios de músicos y la falta de una mayor introspección psicológica, en otras estrellas de la época, como Cooke o Cochran, pero valiente en sus objetivos, partiendo de un presupuesto irrisorio. Evidentemente, vista  en su conjunto final, estamos ante una película que legítima la honorabilidad del biopic musical y rinde homenaje, a uno de los reyes del rock contemporáneo. Nota: 7,2

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: