Nightmare Alley (1947)

El_callej_n_de_las_almas_perdidas-238166572-large

44 years without Duane Allman

duane-allman-corbis-630-80

 

Hay días fatídicos en la historia del Rock&Roll; como a lo largo de la vida de cualquier individuo. Uno de ellos es el 29 de octubre, y la verdad que, es un día —cotidianamente hablando— feliz para mí. Es tiempo aniversarios de muy buenos amigos. Además, es el cumpleaños de otro gran ídolo mío; Peter Green fundador de la maravillosa Fleetwood Mac. En fin, cosas de octubre que llama a Halloween y noviembre va asomando. El rock y las motos despiertan una empatía tan inmediata como un buen concierto en una noche de verano. Lo más curioso, es que  la leyenda de Tennesse, Duane Allman era un autentico apasionado de ellas. Una Harley Davidson, es una máquina de dos ruedas perfecta; fascínate y adictiva. La sensación de libertad cuando se monta sobre su sillín y el sonido de su motor: no tiene precio. El bueno de Duane no tenía ni idea que, el aniversario de la esposa de Berry Oakley, iba a ser su último paseo a bordo, de una máquina, de la factoría de Wisconsin. Nadie contó con aquel camión grúa de frente. Y es que cuando la teoría del caos se apodera de la situación, todo intento es irreversible. Poco pudo hacer la Harley de Duane contra ese armatoste de tres toneladas y media. Aquel triste día de otoño de 1971, posiblemente, deberíamos haberlo borrado del mapa. Aunque, sería muy cruel de mi parte, dejar a mucha gente huérfana de otras cosas hermosas. Sin embargo el rock sufrió uno de los shocks más contundentes de toda su historia. Sus memorables riffs dejaron de sonar. El silencio duró unos minutos, mientras se hacía lo imposible en la ambulancia por recuperar la vida del rubio de oro de Tennessee. A las pocas horas fallecía en el hospital. Los Allman Brothers se habían quedado sin su alma mater; la familia de Duane no encontraba consuelo en ningún rincón de la tierra. Desgraciadamente, todos los amantes del rock estábamos huérfanos de un genio, posiblemente, difícil, muy difícil de emular.

Duane-Allman-and-Wilson-Picket

Fue el epitafio a una fulgurante carrera en historia del rock. Ahora que todo es pura estadística y las listas de quienes fueron ínclitas leyendas, moneda de cambio. El magazine Rolling Stone, colocó al joven Allman  entre los 100 mejores guitarristas de todos los tiempos, en el puesto número 8. Y no van muy desencaminados los de San Francisco, pues, ha sido y será una de las 10 mejores guitarras de la historia del rock. No obstante, sí  que tengo muy claro, cuales, eran los orígenes de Duane Allman. Nació en noviembre, no muy lejos del día de acción de gracias en 1946. Su padre era sargento del ejército de los EE.UU y había fallecido asesinado por un compañero. Dicen las crónicas más negras que fue por una discusión haciendo dedo. Otros corrillos, apuntan que marchó a la otra dimensión, tras una una trifulca, en una noche muy regada de Bourbon. Por aquel entonces, la familia residía en Norfolk (Virginia). Su madre, Geraldine, regaló a Duane una motocicleta Harley, y a su hermano menor, Gregg, una guitarra. Con el tiempo, Greeg  enseñó a Duane a tocar la guitarra.  El hermano mayor acabaría desguazando la Harley para venderla pieza a pieza y con el dinero obtenido del desguace; compró su primera guitarra. Como la vida es una aventura, su madre decide que lo mejor para todos es trasladarse a Daytona (Florida). El viaje resultó un tour iniciático, pues durante una de las interminables paradas, vieron actuar a B.B. King. Sabían lo que querían y lo consumían; rock, blues y algo de soul. Los álbumes de Muddy Watters, Robert Johnson o Johnny Lee Hooker, encima de sus camas se convirtieron en sus nuevos ídolos, junto a un par de guitarras. Gregg,  apenas tenía 18 años cuando forma The Escorts que, un año más tarde, cambió de nombre por Allman Joys. Graban un single; el tema “Spoonful” sin mucho que decir. La banda se convierte en “The Hour Glass” y los hermanos se separan,  por un pequeño espacio de tiempo en 1968.

DuaneAllmanBonnieBramlettandDelaney1

Duane Allman, completamente fascinado por el británico Eric Clapton, se lanza a la búsqueda de la perfección. Se convirtió en guitarra freelance tocando para artistas como Aretha Franklin, Boz Scaggs, Wilson Pickett, con este último grabó una inolvidable versión del “Hey Jude” de los Beatles, o Johnny Jenkins, con quien colaboró en el disco “Ton-Ton Macoute” donde se grabaron su primeros riffs con las míticas Gibson Les Paul. Fue aquí tras horas de contribución con Pickett de donde saldría su apodo Skydog; el volador de los interminables solos y la cara de perro. Este proceso de músico de acompañamiento, consiguió lo que conocemos, como romper mano con la guitarra y una manera de definir su estilo. Metabolizando todas las influencias del blues, rock, jazz y soul que pronto lo convertirían en un músico de culto. Junto al percusionista de jazz Jai Johanny “Jaimoe” Johanson, al que conoció durante su época de bolos y jams, ponen en marcha lo que será el germen de la  banda “The Allman Brothers Band”. Incorporando a la formación,  a su hermano, Gregg Allman (guitarra  y órgano)  Dickey Betts (guitarra rítmica y coros), Berry Oakley (bajo), Butch Trucks (batería) y Jaimoe Johanson (percusión). Nacía en Jacksonville, Florida  en  1969 —posiblemente—  el mejor grupo de rock sureño de toda la historia. El panorama del rock era ecléctico y fértil. The Allman Brothers Band había nacido, pero necesitaban crecer y bregarse. Se van a Macon (Georgia) aconsejados por su manager. A finales de 1969 se trasladan a Nueva York y graban su primer trabajo, titulado tal cual, el nombre de la banda (TAB). El disco, mostraba un deslumbrante R&B tocado por unos jóvenes, repletos de talento a raudales. Temas como Dreams o Whipping Post, Y versiones de clásicos. Tocando a tutiplén, de gira en gira, a lo largo del sur de EE.UU. La banda se mete al estudio y entre la villa de  Macon y  Miami graban su segundo disco, Idlewild South, producido por Tom Dowd y la confirmación de su éxito comercial para los TAB.

08SUBKIRBY-superJumbo

 

Idlewild South, publicado en 1970 y  contenía canciones maravillosas, como Revival o Midnight Rider. Pocas dudas les quedaban a aquellos que pensaban que las Gibson y las Fender Stratocaster de Duane eran flor de un día. Estaba naciendo un mito, una leyenda del rock, ya lo sabía. Eric Clapton, que lo tuvo  muy claro. Tras escuchar al de Tennesse. Le invitó a unirse a él en uno de los grupos de blues rock más importantes, y transitorios, de la historia del rock; Derek and the Dominos. Juntos, Clapton y Allman, dieron vida al reverenciado tema, Layla. Aquella carta de amor que escribió un enamorado Eric a Pattie Boyd, que terminaría dejando al Beatle, Harrison por mano lenta. La capacidad que aquel joven Duane Allman de veinticuatro años para asombrar al mundo con su guitarra parecía no tener límite. Pero en 1971 todo estaba a punto de cambiar. No obstante, el 12 y 13 de marzo, los Allman Brothers ofrecieron dos conciertos en el teatro Fillmore East de Nueva York. Unas actuaciones que incluían increíbles improvisaciones, como los famosos 20 minutos del Whipping Post y que fueron grabadas y publicadas en forma de doble álbum con el título de At Fillmore East. El disco era en un auténtico obelisco a la música rock y hoy en día es unánimemente reconocido como una de las mejores grabaciones en vivo de toda la historia de la música del siglo XX. Décadas más tarde, el Salón de la Fama del Rock, lo situó como el artífice de la legendaria banda, que conquistó, a lo largo de su carrera más de 11 discos de oro y cinco de platino. Lo que viene después, ya lo sabemos todos. Un día de felicidad para el propio Duane y los suyos, convertido en la peor de todas la pesadillas del hombre que hacia rugir las cuerdas de una Gibson como el motor de una Harley Davidson.

Remember_Duane_Allman

 

Artículo originalmente publicado hace un año en la revista Culturamas

33 years of Metallica

Metallica-metallica-30791409-2000-2038

 

“No se trataba de hacer la música más rápida o más pesada, únicamente,  de hacer la que mas perdure… y lo logramos” Lars Ulrich (Batería y compositor)

 

110 years of Val del Omar

Jose Val del Omar_Enoscopes

 

“Yo soy un río cuya alegría es derramarse” José Val de Omar (1904/1982) Granada/Spain

 

High Wall (1947)

Muro_de_tinieblas-973169375-large

 

Longmire (2012)&Graig Johnson

longmire-s3e6-ephero2-1257x1065

 

Craig Johnson (Huntington, West Virginia, 1961), novelista y dramaturgo estadounidense; es autor de la popular serie de novelas protagonizadas por el sheriff Walt Longmire, las cuales, han sido adaptadas a la televisión con gran éxito. Hace ya dos años que el canal de cable A&E, otro de los nuevos satélites del gigante Warner apostó por ello. GJ, reside en la pequeña localidad de Ucross en el estado de Wyoming, donde ha trabajado como docente y agente de la ley. Aislado del mundanal ruido de la gran ciudad vive en su rancho junto a sus perros y caballos. El protagonista, Walt Longmire no es más que una extensión del escritor G. Johnson en todas sus facetas: el solitario amanuense y alter ego del personaje de su obra. Amén, del ser humano que es Johnson. Una particularidad más del clásico estilo americano de ver la vida. Una visión de la vida, que cala entre el lector y el espectador medio del agreste e infinito Oeste de los EE.UU. Hablamos de Western, Noir fronterizo, y ficción criminal. GJ, ya va por la séptima novela de las andanzas del viejo Wyoming. Su personaje el sheriff Walt Longmire sigue, a lo suyo, atando cabos y bebiendo su cerveza favorita: Rainer. Obra editada, por la no menos interesante editorial Siruela. La verdad, que fue una casualidad que acabará viendo el primer episodio de esta serie con maneras muy Sherlockholmenianas. Bien, la cuestión es que me he imbuido en el mundo criminal que pulula por estos lares. Los productores ejecutivos, Crhistopher Chulack, John Coveny, Hunt Baldwin, Michael M. Robin y Patrick McKee tuvieron la brillante idea de trasladar a New Mexico el contexto geográfico para aprovechar la infraestructura de rodaje que mantienen en aquellos parajes. El resultado no puede ser más notable, haciendo de las estribaciones montañosas de la Sierra de la sangre de Cristo, las idílicas cordilleras de Absaroka (Wyoming).

lm_03202013_bts_zd_0442

Walt Longmire está interpretado por un actor australiano, Robert Taylor —todo haya que decirlo— es muy bueno (Matrix, The Fighter, The Unit y etc.) Se le nota que pone el acento del Medio Oeste y sale de apuro con nota. No tiene teléfono móvil, ni parece que esté por la labor de pedirlo para estas navidades. Es muy difícil ponerse en contacto con él. A menos que le suceda algo, a quien esté muy cerca del personaje. Su pequeña comisaria del condado cuenta con tan sólo cuatro oficiales, para cubrir una extensión aproximada a Extremadura. La oficina del retén está coordinada, por la eficiente secretaria, Ruby (Louanne Stephens). La serie arranca un año después de la muerte de la esposa del sheriff, WL en Denver donde estaba recibiendo tratamiento para el cáncer. Después del funeral, el sheriff Longmire  se encerró en sí mismo. Un duelo silente y desterrado en su remota cabaña. Espacio de tiempo, en el que joven ambicioso, puntilloso y rico ayudante Branch Connaly (Bailey Chase, Damages, Salvando a Grace), se ha posicionado como uno de los candidatos a las nueva elecciones para  sheriff del condado. Cuando nadie espera la aparición de WL, los oficiales Fergurson “Ferg” (Adam Bartley) y Victoria “Vic” Moretti Katee Sackhoff, (Battlestar Galactica y las crónicas de Riddick) — un joven y atlética chica que no hace mucho llegó de Philadelphia a Absaroka—informan de la muerte de un hombre en la montaña. Todo el mundo esboza una sonrisa, excepto Branch Connaly cuando Walt Longmire  reaparece en la oficina. Su hija, Cady (Cassidy Freeman), ha llevado la doble carga del luto por su madre y la comezón del estado anímico de su padre. Durante ese periodo de tiempo se han distanciado. Pero es la primera en entusiasmarse al verlo salir del atolladero y recomponer su vida. Ella se ha ganado una buena carrera como abogada de una prestigiosa empresa local. Necesita sentir la cercanía de su padre. Volver a ser el hombre que cuida de la villa de Absaroka. El sheriff comienza a indagar y las pruebas de balística dan con un affaire curioso. Se va hilando una trama que dará con una vieja venganza con forma de rifle de coleccionista del siglo XIX, un Sharps del calibre 45/70.

longmire-ephero-s2e10210-1257x1065

Luego, está el problema de la reserva y la jurisdicción del condado  que coincide con las tierras de nativos americanos. Pues la competencia de los asuntos dentro de ese territorio está gestionada por la policía tribal. Así que con frecuencia el departamento del sheriff debe de  trabajar con ellos. En más de una ocasión, chocan los intereses de unos y los otros. El jefe de ese cuerpo es Mathias (Zahn McClarnon)La desconexión de su agenda y jurisdicción requiere con frecuencia la presencia del jefe de la tribu, Jacob Nighthorse (A Martínez). Afortunadamente, el mejor amigo de Longmire y miembro de la tribu es Henry “Oso Permanente” (Lou Diamond Phillips La bamba, arma joven etc) —ex boina verde—, siempre en contacto, entre una comunidad y la otra. Henry está casado con una india Cheyenne y regenta su garito de copas: el Pony Rojo. Allí, conoce y trata con un montón de gente que se deja caer a tomar un trago o cualquier tentempié. De algún modo, es el búho que observa todos los trapos sucios y devaneos, que se cuecen por la ciudad y la reserva india del condado. Podríamos definirlo como un eventual Watson nativo americano. Los hilos se van engarzando hasta relacionarse la venganza del asesinato con un asunto de prostitución. Diálogos irónicos, de Longmire y Henry. Así, como las frases sutiles entre la secretaria y el jefe. En ese papel tan habitual de las clásicas novelas policiacas. Longmire es un tipo reflexivo, se toma su tiempo y es un observador de primera. El guion está bien escrito, pues en gran medida Johnson colabora en él. Sólo queda la duda del propio WL, si será capaz de encerrar a sus propios demonios que lo atenazan. Cómo se aprecia en el despiste de la carretera con su viejo Bronco, saliendo por su propio pie. Un golpe de suerte, tras recorrer un montón de kilómetros para dar el pésame a la viuda del fallecido en la montaña.

longmire

Un momento, muy emotivo. Salé triste y afligido. Su pensamiento vuelve a la pérdida de su esposa. Afortunadamente, emerge airoso con ese gesto entre el Tom Selleck de Magnum y un Dennis Weaver, en plan McCloud. Todo desde esa vis de un lirismo y celosamente lacónico que hacen de él, un tótem Made in Usa. La investigación nos llevará hasta el mundo de las tiendas de segunda mano, la prostitución, los ranchos de ganado, el tráfico de drogas y demás problemática que acechan lugares tan remotos donde el crimen se camufla entre caras bondadosas. Los creadores de este entretenido producto, en el fondo, han logrado ese aroma de los viejos westerns de Hollywood y sazonarlos con los procedimientos criminales de la clásica TV de detectives e investigadores privados de los 70. Saltándose el código episódico, pues cada capítulo es un caso a resolver. La mejor lectura sobre “Longmire,” tal vez sea la fidelidad a los textos de Graig Johnson. Igual que Justified, lo es a Elemore Leonard. Dando por hecho que Leonard esta tres peldaños por encima de la prosa del bueno de Johnson y Justified es más cínico, por ende más kármico. No por ello, ninguno de los dos desprecia la esencia de Conan Doyle, en un territorio virgen y salvaje de la América profunda rodeada de esos pequeños pueblos donde nunca pasa nada y siempre hay algo. Los ecos de Twin Peaks y Fargo se sienten en los tímpanos. Lento pero seguro, con la fiabilidad de un bourbon, reposado y suave. Longmire ha sido cancelada por el canal A&E cuando tenía una audiencia de más de tres millones de espectadores en su tercera temporada. Las críticas llegaron hasta noticiarios del prime time. América tiene sus reglas y la gente quiere al Sheriff. Son las cosas que suelen escribir gente sencilla o fácil, como algunos gustan denominar. Ah! y no se preocupen, que en el país donde más fe tiene la gente, a veces, funciona. La serie Longmire ha sido comprada por la todopoderosa productora del Streaming Netflix. Próximamente, habrá cuarta entrega. No se fíen de las apariencias, mi abuela me lo decía; el que no llora, no mama… Nota: 7,2

45 años sin Jack Kerouac

Kerouac (1)“La vida es un país extranjero” Jack Kerouac (1922-1969/EE.UU)

15 years of the Fight Club en España

9788439721918

 

“Seremos más recordados por lo que destruimos que por lo que creamos” Chuck Palahniuk

 

Dark Mirror (1946)

 

lf

 

 

160 anniversary of Oscar Wilde

 

Oscar Wilde

 

“El matrimonio es el 97% de conversación” Oscar Wilde (1854- Dublín/1900-Paris)