The 45 years of fucking McNulty

 

012-the-wire-theredlist

 

“Hay que aprovechar cada oportunidad que se presenta” Dominic West/Jimmy McNulty in The Wire (1969-Yorkshire/ UK )

Anuncios

The 55 years of Thomas Dolby

00000tmp

 

“Mecánica cuántica, la matriz es matemática, mi Honda es errática, te enseñaré lo esquemático” Thomas Dolby (1958) Londres/UK

After 40 years The Six Million Dollar Man/1974

Lee Majors. The Six Million Dollar Man. 1.

 

The Six Million Dollar Man fue una de las series de drama con más acción e inercia adictiva de la TV de los 70. Un producto, que estaba empapado en su matriz—la novela de Sci-fi— Cyborg de Martin Caidin y adaptada por Kenneth Johnson (La masa, V y etc.) A mediados de 1978 los directivos del canal CBS la fulminaron. A pesar de su exitosa carrera —cinco temporadas y cuatro películas—, adaptadas a la gran pantalla. TSMDM era un excelente entretenimiento. El espectáculo narraba las hazañas del piloto de pruebas y astronauta de la NASA, Coronel Steve Austin (Lee Majors) que tras un trágico accidente pierde sus dos piernas, el brazo derecho y la visión del ojo izquierdo. Un conglomerado científico secreto denominado, OSI trabaja en un proyecto llamado Bionica. Lugar donde su gurú; el Dr. Rudy Wells (Martin E. Brooks) propone su proyecto de injertos —cosecha propia— de última tecnología. Aprovechando la situación clínica de Steve Austin llevan a cabo, una intervención quirúrgica donde se le reemplazan los órganos amputados por esas prótesis futuristas valoradas en 6 millones de dólares.

leemajors_main-620x349

Estos implantes le dan una fuerza descomunal, así como un poder de visión propia de un superhéroe. Como recompensa moral de Austin por la atención recibida y el pago de los elevadísimos implantes; acaba reciclándose en un  agente secreto para la OSI. Enfrentándose a todo tipo de adversarios, en arriesgadas misiones. Todo ello, bajo la atenta mirada del siempre vigilante, Oscar Goldman (Richard Anderson)— Un agente gubernamental con sede en Washington, que es el director de OSI—, el cual, le planifica las misiones de cada semana. Desde reemplazos robóticos en plena Guerra Fría de los 70, a ajustes de cuentas con espías telepáticos y magnates del crimen, o peleas de vértigo, con un aterrador Cybord estilo Alien/hombre las nieves. Lee Majors se convirtió de la noche a la mañana, en un sexsymbol de los 70. Donde el poliéster ajustado era la marca de la casa. Así, como el pecho legionario, mostrando su abundante vello. ¿Quién no se acuerda de sus espectaculares saltos dónde el pantaca de campana aleteaba y dejaba extasiado al personal? Hoy en día, los fashion victim lo hubieran triturado. Gracias a este programa, se convirtió en un reclamo para el merchandising de juguetería de héroes desmontables.

tumblr_makz64oAEr1qzr8nao1_r1_1280

Haciéndole sombra —y de qué manera— al mismísimo Roger Moore, por la gracia de su ceja levantada. Sin apenas pestañear. El actor era un verdadero pedazo de América y escondía los iconos de la América que salva al mundo: sus barras y estrellas. Tal fue su éxito, que al final de la primera temporada, que enseguida apareció el spin-off protagonizado por la prometida de SA, Jaime Sommers (Lindsay Wagner) “la mujer biónica”. Otro gran éxito que contaba con una técnica de reenganche de la audiencia, multipublicitando una serie en la otra. La cuestión es que Lee Majors estaba en la cúspide y no tardó en casarse con el Angel de Charlie rubio, más querido del mundo: Farrah Fawcett, con quien tuvo a su hijo Lee Majors Jr. Otro de los señuelos de esta serie era su emblemático tema musical obra de Oliver Nelson y la cantidad de secundarios famosos, por otras series y películas posteriores. Caso de William Shatner o el siempre bizarro John Saxon. Así como un montón de conocidos de la época y viejas glorias. Desde la propia, Farrah Fawcett a Stephanie Powers, Dick Van Patten, Robert Loggia, Louis Gossett Jr. o la mítica Elke Sommer.

Peeping2

El show tenía ciertas alegorías al número de judíos exterminados en los campos de concentración nazis o la denuncia de la dictadura brasileña del 64. El hombre de los seis millones de dólares introdujo elementos muy novedosos,  tanto en el desarrollo de los FX, como la profundidad de cargas existencialistas entre la máquina y lo humano”. Quién mejora a quién y el sobreesfuerzo  mental del ser humano…La memoria del pasado puede tener resultados trágicos, o espectaculares cuando la robótica nos conduce  a un camino alejado de la heroica y sí más cercano, a una depresión severa, llena de rabia incontrolada. Se especula con la reaparición del mítico título para 2016 con Mark Wahlberg como nuevo protagonista y en 3D.  Lo dicho, no esperen 40 años para poder disfrutar de una serie de culto. Porque el DVD y las nuevas tecnologías nos lo ponen fácil.

The Killers (1946)

The Killers One Sheet Movie Poster

 

The Spanish Flu (1918)

 

flu10

 

 

Agentes de policía con mascarillas, en plena pandemia de la gripe española 1918  Seattle (Washington) EE.UU

 

 

“Contagio”(2011) by S.Soderbergh

CONTAGION

 

“Para mí el trabajo de un director es dejarlo en las mejores condiciones—literalmente— de como uno lo encontró.” Steven Soderbergh filmmaker /Atlanta (USA)

 

El cartero siempre llama 2 veces/1946

7o1BT9RNquJPitX5q68P9LkGc2d

 

The honourable woman is Great (2014)

honorable-woman

The honourable Woman (2014) es una historia apasionante, resultado de un guion original, que hereda todo el suspense de la excelsa prosa británica del género de espías y misterio. Deudor directo de escritores insignes (Greene, Le Carre, Forsyth o el caso de su última joya, A. Horowith) que nos han dado grandes día de gloria— y, siguen dándolos— ya fueran sus novelas in situ o en las magnificas adaptaciones a la gran pantalla. Tramas donde política, corrupción e información confidencial bailan al son de un tango de Gardel en una embajada de su graciosa majestad. Si todo ello lo aderezamos de una salsa de pistacho con mucho Shakespeare, el público se sentirá más que agradecido. La BBC siempre se ha caracterizado por el trabajo bien hecho; estilo, realismo, detallismo y academicismo. Conceptos que funcionan y de qué manera… Además, en estos últimos años su apuesta por la coproducción es más que evidente. Desde la majestuosa Roma (2005) junto a la omnipresente HBO, hasta este último producto coproducido con el canal del hombre de Utah, Robert Redford y su pulcro Channel Sundance TV. La honorable mujer —para los más castizos— está barnizada de política de altos vuelos, corrupción y dobles espías al servicio de su graciosa majestad. Envuelta en un exquisito halo de misterio y delicado realismo. Dentro de un contexto geoestratégico-político demasiado complejo: Medio Oriente. Tenemos por delante ocho horas (ocho capítulos), donde su creador Hugo Blick ha escrito, dirigido y producido esta ficción que destila autenticidad y complicidad mediática. Puede que se trate de una historia con demasiada enjundia que no sabemos cómo terminará. Lo que sí que podemos afirmar que estamos ante una de las mejores producciones de este 2014. Un fascinante retrato oscuro sobre una mujer en pleno conflicto palestino-israelí sólido y demoledor. Por momentos, se atisba la angustia y tormento de la protagonista. Su reparto es extraordinario —con unos actores muy bien dirigidos— apoyados en unos precisos diálogos, gracias a la brillantez de las costuras del guion de Blick.

7-31-14 The Honorable Woman

Tenemos, por un lado a su protagonista absoluta; Nessa Stein de 36 años (Maggie Gyllenhaal), hija de un poderoso empresario británico-israelí, Eli Stein. Durante muchos años se ha labrado un prestigio dentro de la alta sociedad británica, como hombre de negocios. Pero la verdad es que Mr. Stein es sólo una mentira y una pose; su corporación encubre una red de tráfico de armas con el beneplácito de los servicios secretos del Reino Unido. La acción se inicia con el brutal asesinato del magnate delante de sus hijos Nessa y Ephra (Andrew Buchan) en un restaurante, que elípticamente, 29 años después vuelve a  ser el escenario natural de una conmemoración  familiar y homenaje a la figura del difunto. En el local, avistamos a nuestros jóvenes protagonistas, los cuales, se han convertido en unos respetables herederos del negocio de su padre; la Fundación Stein Group. Nessa, convertida en un miembro de la cámara de los lores —affaire, el cual, no está exento de una gran polvareda entre los corrillos de Westminster— quiere hacer de la corporación una pasarela filantrópica para establecer puentes de reconciliación entre Occidente y Oriente medio. Sin embargo, los problemas surgen; quid pro quo es un juego diabólico dónde lo que aparentemente es benigno se vuelve turbio y letal.

thw_rea_intv_700x384-620x340

Las buenas voluntades y los pretextos de garantizar  una pax romana sobre un bidón de nitroglicerina, no son bien recibidas por parte de todos los implicados (el entorno de la familia Stein, el gobierno británico, la Cia y los mandatarios de Gaza y Jerusalén) llenos de frustración e ira. Nessa y Ephra entran en contacto con Sir Hugh Hayden-Hoyle (Stephen Rea), el jefe saliente de la inteligencia británica en Oriente Medio, y  la funcionaria, Julia Walsh (Janet McTeer), que actúa como espía del MI6. El drama analiza la sensación del concepto de aquel individuo que padece el síndrome del eterno exiliado. Mal visto por los de tu condición y peor visto por los que nos son de tu misma sangre. La sensación de ahogo se percibe en Nessa. Tan sólo su sagacidad y frialdad podrán, en cierta medida, contrarrestar las máximas más arcaicas de su entorno y presentar su cara más humana. Malos disfrazados en cuerpos de cervatillos y corderos escondiendo sus fauces de lobos. Ninguna subtrama de la historia sugiere que es correcto e incorrecto por los pérfidos maximalismos, en ese callejón sin salida del mundo. Una historia de ritmo lento donde se ve la influencia de grandes series cercanas a esta temática. Desde la mítica Sleeper Cell 2005 de Showtime, pasando por Rubicon 2010 (AMC), House of Saddam 2008 (BBC) o la reciente Homeland 2011 (Showtime) en su primera temporada. La revisión de la felicidad del individuo y su modus vivendi: la familia.

The Honourable Woman

La misma que todos hubiéramos querido diseñar, esa que es rehén de su propia arrogancia, la codicia, y la autocomplacencia de la traición. Todo ello enmarcado en una vis multicultural que no avanza por el cerco de los gobiernos y sus aláteres más cercanos: el espionaje y paranoia. Destacar la delicadeza de los movimientos de cámara, la utilización del recurso de la voz en off, los flash-forward y el magnífico casting con interpretaciones muy logradas. En una serie que dará que hablar. No por el hecho de que su momento es carne de telediario. Lo es desde hace más de 30 años. Luego, no es casual por capricho: ni real por pretenciosidad. Y es que no hay ficción real o realidad que no tenga su touch de ficción. Todo el suspense queda para los próximos siete capítulos donde el secretismo va a ser clave para ver  como se despeja la incógnita Stein. Apreciar los matices de la historia que parece mirarnos de reojo y llegar a un puerto donde el desenlace sea portentoso. De eso suelen ir las buenas series. The Honourable Woman deprende ese aroma. Esperemos que no caiga en un ejercicio de corrección política. Pues, de todos es sabido que la política se vuelve personal y cuando algo es demasiado personal, puede encontrarse su mayor peligro: el coto de la vanidad. Obviamente, no les tengo que decir que la vanidad mal calculada es algo muy peligroso. Nota: 8,4