50 Anniversary of Bewitched

968full-bewitched-photo

 

Mientras caían los primeros copos de nieve en la ciudad, nuestras madres hacían acopio de provisiones ante la inminente llegada de la Navidad. La cocina, el pasillo, la salita de las sillas altas de cerezo y el comedor con su enorme sofá de escay relucían como una patena. El olor a café entremezclado por los detestables efluvios del cloro lejía Conejo, generaba un ambiente inquietante. En más de una ocasión, no dejábamos de preguntarnos por qué demonios, nuestra madre no tenía a alguien que le ayudará por arte de magia en tan sufridas labores domésticas. Empero, la caja catódica anunciaba el alunizaje de un personaje que muy pronto se convertiría en imprescindible durante aquellos años: la mágica Samantha y su respingona nariz, la cual, ejercía  un movimiento psicodélico de un lado a otro y “bye, bye  problems”. Parece que fue ayer pero toda esa generación de pequeños inquietos y absorbentes niños televisivos sabe que Embrujada ya tiene 50 años. Al igual que más de uno de sus seguidores, y el resto de una década posterior que se puso las botas de Nocilla las divertidas tardes con la brujita Samantha. La cadena ABC iba tras una sitcom familiar con un toque fresco de color NTSC y un relativo aroma de ingenuidad. Ese era el concepto. No obstante, las dudas se mantenían. Finalmente, William Asher, esposo de Elizabeth Montgomery (nuestra protagonista, Samantha) y director de la serie se convencieron del producto. Una vez revisado el guion, donde la vieja guerra de sexos terminó funcionando, a ritmo de “abracadabra pata de cabra”. Gracias al ingenio  de  Sol Saks, en  1964. Embrujada era una realidad: la serie fue un pelotazo, en toda regla.

bewitched102-190

Lo que —inicialmente— sería una comedia más de situación, terminó convirtiéndose en un fenómeno de masas: audiencias millonarias y emisiones en multitud de países. Embrujada está considerada por la prestigiosa revista TVguide como una de las 100 mejores, colocándola en el puesto número 50. Hay que resaltar la cantidad de nominaciones durante sus 8 temporadas a los Emmys y Globos de Oro de la TV. Un historial que apabulla. Y es que las peripecias del matrimonio Stephens, en su coqueta urbanización de las afueras de Nueva York tenían gancho. Gracias a las especiales habilidades de su protagonista, Samantha (Elizabeth Montgomery, Reflections of Evil, The Panama Deception). Su madre, Endora —Agnes Moorehead— conocida por sus interpretaciones en Ciudadano Kane o La verdadera historia Jesse James. Y su esposo, Darrin Stephens (Dick York, Cowboy, la herencia del viento y Mi hermana Elena) Desde los primeros capítulos, se fue dando entrada a otros personajes, que se convertirían en coprotagonistas: Larry Tate, el jefe de Darrin (David White), los Kravitz, que eran los vecinos de enfrente (George Tobias y Alice Pearce), la atolondrada tía Clara (Marion Lorne) y otros más. Darrin es un ejecutivo de una prestigiosa empresa de publicidad —más incauto que el archiconocido Don Draper—su vida es pulcra y ordenada. Acaba de casarse con la encantadora Samantha. Sin embargo, durante su luna de miel descubre que su esposa es una bruja. Le hace perjurar a su consorte que tendrá un comportamiento de mortal, pero ésta se salta la regla, inconscientemente o por un motivo noble.

Bewitched (24)

El enfrentamiento a tres bandas; esposa, suegra y trabajo, nos obsequiaba con  un atracón de alquimia adictiva. Los ingredientes básicos en todo buen producto de ficción: divertimento, familiaridad y finales felices. Todo ello, en capítulos de 30 minutos. Dick York, en 1969 por graves problemas de salud fue sustituido por Dick Sargent, algo que no supuso ningún trauma. A pesar de esto, el público siguió identificando a Darrin con York, al que su faceta humorística le convirtió en un tótem  de la diversión. Embrujada, puede que denote un mensaje bonachón algo obsoleto. No obstante, recordar ese almíbar en estas fechas tan entrañables para los más pequeños no viene mal. A veces, lo lenitivo nunca está de sobra. En la década de los 80, Alaska y su mítica La bola de cristal solía intercalarla entre el resto de espacios que se veían por aquel show. También, se repuso en los principios de A3TV, por alguna TV local y canales temáticos. Otro de los grandes aciertos de esta serie era su cortinilla de entrada en pantalla, creada por Hanna-Barbera. Así, como el score compuesto por el dueto, Howard Greenfield y Jack Keller, junto al peculiar movimiento de nariz, hoy en día convertidos en un iconos “retro” del merchandising Made in USA. En 2005, Nicole Kidman protagonizó el remake para la gran pantalla. Un film que recogía el universo de la serie junto al cómico Will Ferrer bajo la dirección de la desaparecida Nora Ephron. El resultado, a pesar del esfuerzo de Miss Kidman fue un producto muy flojo y crédulo de taquilla discreta tirando a baja. El film estuvo nominado en los premios Razzies. Luego, no dejen pasar otros 50 años más y aprovéchense de las nuevas tecnologías para disfrutar en la mejor compañía durante estas inminentes navidades de una serie amable, divertida y muy hecha. Todos los capítulos de las  primeras 4 temporadas se puede adquirir en Amazon V.O. Ah! Siempre queda la gran  opción de las búsquedas por la webesfera. Lo dicho, aprovechen este aniversario y tómense un buen descanso en familia. Nota: 6,3

Artículo publicado en la revista Culturamas en 2013

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: