China Beach (1989) «Reflejos de la forma en que solía ser la vida»

Sonaba el hermoso tema musical de Supremes “Reflections of the way life used to be…” Fue el score principal que daba paso a la intro de la memorable Playa de China/China Beach TV entre los años 1988 a 1992. Serie que  desgraciadamente —en nuestro país— se pasó en unos horario de lo más surrealista. Algo así, como los nuevos tramos del consumo de luz. Llevando  a los espectadores de regreso al mundo de Vietnam a través de la magia del canal de televisión ABC y en España nuestra sempiterna TVE. China Beach se estrenó el 27 de abril de 1988  y se terminó el 22 de julio del olímpico  1992. Durante 4 temporadas y 62 episodios conquistó los corazones de millones de espectadores y la crítica. Así como un montón de Emmys y Globos de Oro. ¿Por qué la gente, pasados más de 20 años después de su cancelación, adora en redes sociales esta joya de la ficción Made in Usa de finales de los 80?  El drama hospitalario de evacuación de la guerra de Vietnam, contado desde una voz femenina, en la retaguardia, hacía del show algo adictivo y absolutamente fascinante. Otros más melómanos lo achacan a la generosa BSO, ya que hablamos de la historia de la música desde los años 30 hasta los 80,s. No hay género musical que no encuentre su momento, en la gran gramola, de China Beach. Algunos eran buenos, otros no, pero en general tuvieron un efecto profundamente catártico en las audiencias. Los veteranos y las familias de muchos de ellos —ignorados—, en gran medida, por los productores de cine y televisión estadounidenses, durante e inmediatamente, después de la guerra. No se perdían un solo capítulo y siempre eran del colectivo más fiel y fan del show. Era la primera serie de TV, puramente, comercial que hablaba del horror de la vuelta a casa y eso del “estrés postraumático.” China Beach toma prestados y mejora muchos de los mejores elementos de la legendaria MASH.  Así como todas esas películas de Vietnam de los 80, éxitos como Born on the Fourth of July, Hamburger Hill o Platoon. Grandes films que condicionaron la temática en todo su dolor y realismo. La rareza del antecedente de Tour of Duty CBS (1987). Serie que estaba plagada de testosterona, empero, tocaba los aspectos más sensible de las tropas norteamericanas que combatían. Drogas, racismo y una violencia brutal.  Pero, y esto es más importante para comprender la mayor fortaleza del programa, desde el primer episodio piloto. China Beach tenía mucho que ofrecer y el factor femenino mucho que decir.  

Los que conocemos el medio televisivo, sabemos que las series de televisión, excepcionales, aparecen una vez cada cierto tiempo. Estábamos en la época de Northern Exposure y Twin Peaks, casi nada. Pero en la era de China Beach andábamos en medio de un subidón creativo que era aún más admirable porque China Beach estaba impregnada de verdad; como el las heridas de ese Vietnam no se habían curado, del todo, y probablemente nunca lo harían en su mayor grado. Pero, no solo una década después que las últimas tropas restantes fueran traídas de regreso a casa. China Beach nos dio algo que aún no habíamos visto, a fondo, explorado en la pantalla sobre cualquier guerra. Sus co-creadores John Sacret Young y William Broyles Jr (ambos eran parientes de excombatientes del conflicto vietnamita). Presentaron una serie que se centró principalmente en el papel de las mujeres durante la guerra con la acción ambientada en un hospital de evacuación en la playa My Khe de Da Nang, que fue apodada China Beach en Vietnam. Está, se basaba, en el libro Home Before Morning (1983), escrito por la enfermera del Ejército de Estados Unidos, Lynda Van Devanter, narrando sus experiencias personales. El libro transcurre en sus inicios desde la descripción del deseo de la autora de servir a su país, sus aspiraciones al llegar a Vietnam, sus experiencias de guerra, el choque brutal al regresar a su país, y su lucha contra el trastorno por estrés postraumático. El papel de la original Van Devanter fue desarrollado por una joven enfermera —excelente trabajadora— del ejército norteamericano; que interpreta la legendaria actriz Dana Delany, como Colleen McMurphy. Ambientada en la zona de Vietnam denominada «Bac My An Beach» en el Hospital de Evacuación 510, pasó sus días y noches esquivando ataques de mortero y tratando a los soldados heridos, norteamericanos y australianos, civiles y lugareños del conflicto vietnamita. China Beach está impregnada de autenticidad. Aquel lugar era un sitio único en un lugar lleno de belleza. Podría ser un resort de luxe —a día de hoy— claro que estamos en pleno Vietnam. Zona de retaguardia. Donde, se apostó por un lugar, de rehabilitación multiterapia. Es decir, allí pululaban, desde verdaderos profesionales de la medicina, hasta personajes del burlesque, servicios funerarios y socorristas con ínfulas de vigilante de la playa. Evidentemente, los EE.UU, de por aquel entonces, giraban al preludio de la Ofensiva del Tet en 1968 o cuando un motín racial casi se convirtió en una batalla campal después de la muerte de Martin Luther King Jr. El programa realmente floreció al enraizar la acción como tanta realidad como sea posible para mantenerla en tierra incluso cuando los eventos descritos son todo lo contrario. Sin embargo, lejos de ser simplemente desgarrador, China Beach desafió su género y tema varias veces por episodio con algunos momentos inesperadamente divertidos.

Celebrando el regalo de la amistad, el otro interés principal de China Beach fue aplaudir el ingenio de aquellos en Vietnam que tenían que pensar rápido y de pie. No solo sobre el hospital, el programa (que maduró y se hizo propio en la magistral segunda temporada de Beach), desarrolló un estilo característico, de la comedia más ácida, entre risas y  lágrimas desgarradoras y envueltas de impotencia. Así como momentos impactantes, fusionados con algo agridulce, que se convertiría en la marca registrada del programa de un tono siempre cambiante. Por ejemplo, John Sacret Young y William Broyles Jr., los creadores del show, estos, fueron dando paso a nuevo talento del equipo de escritura de guion y apareció, un joven, de nombre John Wells. Todo fue a mejor para la serie y los espectadores. Casualmente volvería a saltar, cuando creó ER media década más tarde y The West Wing. Robert Picardo (Stargate y Star Trek Voyager) es indudablemente uno de los destacados personajes: como el obstetra y ginecólogo sardónico, divertido y juvenil, Dr. Dick Richard, cuyo nombre completo, resume su nivel de madurez en la primera temporada. Hasta que el esposo y el padre en los Estados Unidos crece y se convierte en padre sustituto y “el esposo de trabajo» en el extranjero. Cuidando a la entrañable McMurphy cuando prefiere trabajar una semana completa sin dormir para evitar pensar en su novio piloto desaparecido, cuya desaparición casi la lleva al borde de la locura, vemos que las prioridades del Dr. Richard pasan del golf y los buenos momentos a luchar por sus pacientes. (Incluidos aquellos que ni siquiera usan uniforme) y a medida que su personaje se profundiza, también lo hace el programa. La emprendedora prostituta/empresaria de Marg Helgenberger, cuya, dura fachada cubre un doloroso pasado sigue siendo una de las creaciones más enigmáticas del programa —ex estilista o ex camarera— y su dinámica cambiante con el resto de los personajes resume una axioma sobre la vida en tiempos de guerra (y la vida de un expatriado lejano). Realmente digno de estudio. Posiblemente, será algo que muchos sufren, como eso del llamado síndrome del destierro. Cuando todo termina, en tu exilio propio, nunca terminaras de encajar en tu propio país, USA. Constantemente desafiada y juzgada, K.C. es solo uno de los muchos forasteros de ese lugar llamado China Beach. Un sitio, donde uno aprende, que las amistades leales no deben depender de aquello —que alguien pueda hacer por ti— después de la repentina y devastadora pérdida de uno de los personajes más dulces de la primera temporada de CB, y posteriormente, después de la segunda temporada. Obviamente, llevó un tiempo adaptarse a algunos de los miembros más nuevos del elenco, incluida la hija del irritantemente político poderoso de Megan Gallagher y la chica del clima de Saigon convertida en periodista, con ínfulas de supermediatica “working girl”; Wayloo Marie Holmes y el DJ del ejército de Nancy Giles, Frankie Bunsen.

La expansión de todos los puntos de vista femeninos, desde el principio, es verdaderamente espectacular, dado el año de su creación, como producto televisivo. La temporada es importante ya que la cantidad de potencial de la trama para la aspirante a cantante, de la temporada uno, Laurette (la increíble Chloe Webb) patinó algo en su desarrollo. Aún lejos de centrarse solo en mujeres, incluida la veterana, Lila Garreau (Concetta Tomei) de la Segunda Guerra Mundial y la trabajadora de cosmética vietnamita de Elizabeth Lindsay, Mai. China Beach, por encima de todo, es un espectáculo de guerra y nunca debemos olvidarnos del enorme ejército de combate, que sirvió, en Vietnam. Si bien esto se ejemplifica mejor en la mirada inquietante de Dodger, el soldado acérrimo de Jeff Kober que ha estado en el monte mirando a la muerte, cara a cara, demasiadas veces; para volver a casa física o psicológicamente, roto. También vemos a través de la fachada de guasa fácil y relajada: al simpático Boonie (Brian Wimmer) que usa su sonrisa para encubrir cualquier cosa de la que no quiera hablar. Pero quizás el personaje masculino más fascinante, o al menos ciertamente inquietante y memorable de China Beach, sea Beckett, el registrador de defunciones de Michael Boatman, que se ocupa de los pacientes que no pueden ser salvados por el Dr. Dick Richard y la teniente Colleen McMurphy, y los hace un inventario de óbitos. Hijo de un predicador, Beckett ha dejado que su devoción cristiana se apodere de su vida y le dé sentido a la locura. Como tal, no solo habla con los hombres que residen temporalmente en sus instalaciones como si fueran sus amigos vivos. Se ve tan tranquilo —tomando la copa de turno— del Happy Hour, en el bar de Boonie, sino que también juega a las cartas, les pide consejo y hace todo lo posible para mostrar respeto y asegurarse de que no han muerto en vano. Solo uno más, de una larga lista de mecanismos, para el afrontamiento —evidente— en el programa que los veteranos usan para tratar de evitar ceder a la locura de la guerra que los rodea. China Beach ha sido una de las series televisivas más fascinantes y cambiantes que se transmitido en la historia de la TV. Un Mad Men militar moderno para su tiempo. Hay mucho de MASH, pero también de otras joyas televisivas que andan en los altares. China Beach se siente bien y el paso del tiempo todavía le ha hecho mucho mejor. Del mismo modo, que inaugura junto con otra serie de culto, Wonder Years (1998) —ahora con remake, y protagonistas afroamericanos (2021)— uno de los periodos de la composición de Soundtracks, entre los mejores temas que ha dado la música contemporánea. El papel de la música, en el desarrollo de la filmación de secuencias y diferentes tramas: juega un rol tan importante en la guerra, ya sea para ayudar a los veteranos, a pasar el día, ofreciéndoles las palabras que no pueden encontrar por sí mismos o simplemente como una distracción agradecida, para olvidar, el sonido de los disparos.

China Beach está llena de música de pared a pared. Obviamente, no hace falta decir que hay momentos en los que el horror de la guerra de Vietnam es una mácula muy pesada para una nación como EE.UU. Hay elementos que ahora parecen ser evaluados, por estudiosos, como el trato hacia  los veteranos de Vietnam que volvían con vida a casa. La vuelta a la normalidad, casi la peor pesadilla, de una sociedad que ha convivida con el posvietnamismo y ahora con el post11S y el posIrak y PosAfganistán. Los primeros fueron muy maltratados. A día de hoy es una generación nacida en los años 40, que con 19 y 20 años llegaban a un país exótico a luchar contra un enemigo, al cual, no sabían porque tenían que matar y librar el ejercicio, de un trabajo tan incomprensible, para un ser humano. El soldado guerrero. Sin gloria ni orgullo que mostrar. China Beach supuso una terapia delante de la pequeña pantalla para muchos de ellos que pasaron por aquellos infernales días. Una vez finalizada la primera temporada, la actriz Dana Delany Delany, recibió el corazón púrpura de un soldado —en agradecimiento— por su interpretación poderosamente conmovedora. Tremendo gesto de lo que significó esta ficción. La ayuda en gran medida por recapitular lo que significaba para ellos tener esta serie en antena. Sin embargo  pese a tener miles de seguidores fervientemente leales, China Beach ha tardado una eternidad en llegar al DVD. Principalmente esto se debe a que las canciones de éxito principalmente de los años 60 y 70 (pero también de los años 30, 40 y 50) son una parte integral y absolutamente esencial del drama. Las grabaciones originales no solo se escuchan como música de fondo, sino que a menudo comentan irónicamente la historia en cuestión, y muy a menudo los personajes del programa cantan estas canciones para sí mismos, citan sus letras o las interpretan en vivo en el escenario para sus compañeros de armas. Probablemente la mayoría o todas estas canciones: «When a Man Loves a Woman» (Percy Sledge), «Fever» (Peggy Lee), «American Pie» (Don McLean), «I Heard It Through the Grapevine» (Marvin Gaye). son algunos ejemplos de la cuarta temporada: originalmente obtuvieron licencia solo para transmisión en red y posiblemente distribución y cable gratuito durante varios años después de eso, pero no para el mercado de videos domésticos, que en 1988-91 todavía estaba muy lejos de lanzar series completas como esta.  

Es más, cuando no se pudo llegar a un acuerdo sobre «Shout» de The Isley Brothers, lo reemplazaron con la versión de Dion & the Belmonts. «Try and Love Again» de The Eagles se reemplaza con otra versión grabada por el ex Eagle Randy Meisner, quien escribió la canción en primer lugar. «Downtown» de Petula Clark se sustituye por una versión de sonido similar. De los 62 episodios, aparentemente solo tuvieron que cortarse unos 30 segundos del programa real, una breve escena en la que un personaje cita la letra de «Hey Jude» de The Beatles. China Beach ha adoptado un enfoque completamente diferente y genuinamente hercúleo digno de una ovación de pie. Reconociendo el valor a largo plazo de la serie, han intentado concienzudamente volver a licenciar la mayor parte de la banda sonora original humanamente posible, y finalmente consiguieron «más de 300 canciones clásicas de éxito tal como se tocaron en las transmisiones originales». Pero más que solo la música, son las personas que se han quedado con nosotros gracias a un elenco increíble que encarnó sus representaciones humanas plenamente realizadas de individuos que soportan altibajos que acompañan a su vida durante la guerra. Un elenco de lujo, los cuales, aún con unos añitos de más, siguen siendo grandes estrellas de la TV y las plataformas del streaming. La colección completa también está repleta de horas y horas de funciones adicionales: comentarios de audio, nuevas entrevistas en video, una conmovedora reunión del elenco en su 25 aniversario, por el año 2013. Es uno de los mejores lanzamientos de DVD. China Beach ofrecen múltiples características especiales que incluyen entrevistas de reparto, comentarios de episodios, metraje detrás de escena y largometrajes y más. Contemplar China Beach hoy desde el punto de vista de la edad de algunos que nos hemos hecho  mayores, nos hará entender la letra de Supremes «Reflejos de la forma en que solía ser la vida y la televisión de calidad». Nota: 8,5

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

pensamientosdescatalogadosyreflexionesvarias

mis reflexiones sobre películas, libros, cosas que me ocurren a mi o a otros...

Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias...

Hopper in Gloucester

Edward Hopper's work in Gloucester, Massachusetts and beyond

SOPA DE GANSO

Blog de cine de Jordi Batlle Caminal

El sitio tranquilo

No sé vender mi producto

Diccineario

Cine y palabras

El dolor sí tiene nombre

Vivir con dolor crónico (Neuralgia trigeminal, dolor facial...)

Capricho Cinéfilo.

Blog de Fernando Usón Forniés sobre análisis cinematográfico.

IN THE NAME OF CINEMA

El cine es más bello que la vida, no hay atascos ni tiempos muertos. Avanza como un tren atravesando la noche. Hemos nacido para ser felices con nuestro trabajo, haciendo cine.

Observer

News, data and insight about the powerful forces that shape the world.

Escrito en negro

La vida no es lo que esperabas, nena

Mundo Lumpen

Al filo de la marginalidad y el glamour

CINEBEATS

Film Journalism by Kimberly Lindbergs

La mano del extranjero

Blog sobre ficciones del cine, la literatura y el cómic

Tras la última tormenta

Retazos de una nueva vida

Discover Medical London

Find out how one of the world’s greatest cities became an international capital of medicine with our guided walks, tours and events.

rompepaginas.wordpress.com/

Blog de libros young & foolish

A %d blogueros les gusta esto: