The best albums of 2015

1. Alabama Shakes “Sound&Color”

 

alabama-featured-image

 

 

 

2. The Sonics “This Is The Sonics”

the-sonics-this-is-the-sonics

 

 

3. Wilco “Star Wars”

 

87438-1_WILCO_starwars_LP_cover

 

 

4. Courtney Barnett “Sometimes I Sit And Think, And Sometimes I Just Sit”

 

 

Cournetbarnett

 

 

5. Sufjan Stevens “Carrie & Lowell”

 

a2231815864_10

 

 

6.Father John Misty “I love you, Honeybear”

 

Fjm-iloveyouhoneybear

 

 

7. Sleater-Kinney ”No Cities To Love”

sleaterkinney-nocities-1425

 

 

8. Richard Hawley “Hollow Meadows”

Untitled

 

 

9. Björk “Vulnicura”

 

bjork-442563ecb21fb50cadd8f1db4bbe0a318969abce-s1100-c15

 

 

10. Jason Isbell

Cover_hi_res

 

The best 10 movies of 2015

 

  1. The Revenant

be240428821047 Foto 1

 

2. Beasts of no Nation

 

Beasts-of-No-Nation Foto 5

 

 

3.  Ex Machina

Ex_Machina_Foto 3

 

4. Mad Max “Fury Road”

imdb09 Foto 2

 

 

5. Slow West

JcnqPat Foto 4

 

 

6. Creed

creed-poster Foto 6

 

 

7. Pasolini

pasolini-abel-ferrara Foto 8

 

 

8. The Hateful 8

hateful-eight-poster-comic-con Foto 9

 

9. Carol

 

carol-2015-poster Foto 7

 

 

10.  45 Years

45_years Foto 10

 

 

 

 

Bloodline (2015) “The prodigal son”

20-bloodline -Foto 1

Dos cosas son —más que ciertas y hermosas— en esta vida; un amanecer en otoño y una puesta de sol veraniega. Luego, estaría la TV, a pesar de los pesares, la aseveración es categórica: ya que el medio en sí, sigue siendo un gran entrenamiento. Hoy la ficción televisiva goza de un más que reconocido prestigio —lo hemos dicho en otras ocasiones— donde muchos teóricos del séptimo arte, día a día, ven en este entorno una amalgama de posibilidades infinitas. Empero, no corramos y observemos las realidades más inmediatas que están condicionando el mundo televisivo en el siglo XXI.  La primera es que la familia sea del tipo que sea, sigue siendo el alma mater de todo guionista—el cual—, se precie a realizar un  producto de  gran calibre. La segunda que el canal, en comprimido, Netflix está cambiando los hábitos de ver la TV como hasta ahora la habíamos concebido. Buena muestra de ello es la magnífica tercera entrega de House of Cards (vista por este amanuense que les habla, no hace mucho). El dueto Reed Hastings&Marc Randolph —hombres forjados en el negocio del videoclub— saben cómo fidelizar a la parroquia sedienta de entretenimiento. Bajo unas premisas, esencialmente, universales: productos de exquisita factura. Una grandísima promoción. Y por último, una clientela  bien fidelizada, que está a punto de superar los 50 millones de consumidores. Eso es Netflix, Sres. Guste o no guste al más pintado,y, futuro ya es presente para la nueva ficción. Recalcado lo dicho. El canal en  streaming —nuevamente—  ha rebuscado en su chistera mágica y nos han traído una de sus últimas producciones: Bloodline (2015). Luego, ¿qué mejor manera de mantener vigilante a su voraz grey, capaz de fagocitar 13 capítulos de golpe? Sencillo, contar una historia muy lenta, que a modo, de sinfonía decimonónica va, in crescendo, hasta  llegar al último capítulo con un final demoledor.

bloodline.w529.h352.2x Foto 2

Bloodline se apunta a  esa táctica, que ya lleva muchos años en los manuales de guion y siempre ha dado tan buenos resultados. De momento, las expectativas creadas, en torno a este thriller melodramático son altas, ya que los telespectadores del canal quieren más. Pero eso, será el año que viene. Una vez vista la primera entrega, crítica y  público han aplaudido la nueva serie. Claro, que la pregunta del millón sería; ¿De qué va Bloodline? Fácil, para los más castizos el termino anglosajón podría traducirse por el vocablo “linaje”. Y puede que haya mucho de linaje Shakesperiano y redenciones, a propósito de la parábola del hijo pródigo. Porque Bloodline es en toda regla, un drama familiar disfuncional, relajado, convencional y atípico que se desarrolla por los Cayos de la hermosa Florida. Una serie escrita por los creadores de la inquietante y ambiciosa Damages(2007), Todd Kessler, Daniel Zelman y Glenn Kessler forman un trio muy bien avenido —los cuales—, además de tener buena pluma, suelen dirigir y aquí no han perdido la ocasión, en alguno de los capítulos de esta primera entrega. Vuelven a la carga con una trama más Neonoir, la cual, no por ello deja de tener una miga adictivamente sustanciosa. Si Damages se movía por los vericuetos de la tramoya judicial, con abogados corruptos, peces gordos de corporaciones fantasma e ingenuas trepas a aspirantes a gran toga, donde Gleen Close era la omnipotens domina de la pantalla, en aquel cuerpo a cuerpo, con una jovial Rose Byrne. Aquí, el equipo de guionistas mantienen los ecos repetitivos —concentrados— en una mater familias de la talla de Sally Rayburn (Sissy Spacek) y un marido Robert Rayburn (Sam Shepard); auténticos  reyes del clan Rayburn.

23-bloodline-2.w529.h352.2x Foto 3

Un matrimonio bien avenido lleno de amor, secretos y mentiras. Si bien, en el capítulo piloto destilan cariño, sentimiento y complicidad por los cuatro costados. Así como el resto de su progenie, formada por tres varones y una mujer (dejémoslo ahí). Ya que narrativamente la  historia central sigue siendo la vuelta a casa de Dan o Danny Rayburn—  curiosamente—, el hijo mayor: Danny, un colosal  Ben Mendelsohn  (Animal Kingdom, Cosi, The Place Beyond the Pine, Killing Them Softly o The Dark Knight Rises). Actor australiano que enamora en cada gesto o frase que pronuncia. Impresionante el acento americano en su dicción. A partir de la celebración de la entrega de un galardón al patriarca Robert Rayburns, por su labor como empresario, en la construcción y gestión del complejo idílico  Rayburns Resort en los Cayos de Monroe arranca toda esta historia de remordimientos, reencuentros y cuentas pendientes. Ahí nos encontramos con el factor hijo pródigo, envuelto de una mácula de perdedor, problemático y en definitiva, dolido, entre toda esta estirpe familiar. Al margen del eje central, que es él, protagonista absoluto del show. Se introducen diferentes subtramas, con la más directa intención de atrapar al telespectador. El abordaje de golpes y saltos en el tiempo narrativo, a través de flashbacks, que no paran de mostrar el pasado, donde  un suceso muy crudo y oscuro está liberando toda la problemática del presente. No por ello, los guionistas están por la labor de renunciar al fascinaste elemento narrativo del flashforward o viaje visual hacia el futuro.

bloodline- Foto 4

En ese recorrido se hayan sus hermanos; John (Kyle Chandler  un viejo conocido de gran solvencia tanto en  TV y  cine Early Edition, Friday Night Lights, Zero Dark thirty o The Wolf The Wall of Strett),  el segundo hijo que ejerce como el gran garante del clan y valedor de la estabilidad familiar. No en vano, es el sheriff del pueblo. A ello, habría que añadirle el tercer hermano Kevin—Impulsivo y bebedor—es Nobert Leo Butz  (Greetings from Tim Buckley The Miraculous Year)  y la hermana pequeña, Meg la actriz Linda Cardellini  (ER, Mad Men o Butz). Completado el elenco principal de actores implicados en lo que sería la primera línea de confrontación y de algún modo el gran clan. Si a ellos les sumamos los partenaires de John y Meg. Tenemos a Diana Rayburns, interpretada por Jacinda Barrett (Middle men, The Namesake  o Zero hour) y Marco Díaz — el siempre eficiente, Enrique Murciano— (Dawn of the Planet of the Apes, Black Hawk, Traffic o Without a Trace)  pareja de Meg  que trabaja como ayudante del Sheriff John Rayburn. Por último, un par de personajes, a modo de pobres diablos —residentes de toda la vida en el condado—  al filo de la ilegalidad, como Eric O’Bannon que interpreta  Jamie McShame (Southland, Murder in the First e In My Pocket). Un perdedor nado, adicto al alcohol, drogas y chapuzas de medio pelo que vive junto su hermana Chelsea, una extraordinaria Chloë Sevigny (Big Love, AHS/Asylum My Son, My Son, What Have Ye Done o Zodiac) siempre poniendo el lado más ardiente. A modo, de femme fatal rural. Mujer que puede acabar con tus huesos en algún lugar deseado o indeseable. No tiene desperdicio la entrada en acción de estos dos personajes. Finalmente, un joven abogado del bufete donde trabaja Meg, un tal Alex Wolos, que es intrepretado por el actor Steven Pasquale (Rescue me y AlienVsPredator) que le da ese plus de la componenda legal o ilegal respecto al negocio familiar.

kyle-chandler-with-sissy-spacek-on-bloodline-2015 Foto 5

Por momentos, el guion tiene visos de drama a lo Tennessee Williams y cuando uno vuelve, a la desgracia del patriarca, envuelta en el comezón de un desvalido y afligido rey Lear; Robert Rayburn, otrora el señor que movía las fichas a su antojo y ahora se nos acerca, más a una novela realista de John Updike en una tarde calurosa de verano. Bloodline es solo el principio de algo que necesita gestionar un relativo acervo samaritano por parte del televidente, que con el paso de los capítulos verá recompensado y entenderá eso que repite al final de episodio piloto: “No somos malas personas, pero hicimos algo malo” en un tono, de voz, dolorido y triste. Las diferencias de los Rayburns residen en ese entorno pantanoso de la costa este sureña. El paisaje y la climatología es una parte notable de la propia Bloodline, la cual,  se acerca muy sutilmente  a la magistral sensación de la temporada pasada: The Affair (2014) Showtime. Donde el tempo narrativo y la expectación por saber de todo ese humus inmundo, que esconde esta familia, aflora en un paisaje idéntico al de los universos Lovecraftianos de Pizzolatto. Y es ahí, donde Danny Rayburn anda muy sobrado. Algunos instantes se vuelven mágicos, cuando en sus reflexiones, emerge el karma turbador de Cohle Rust. Bloodline puede ser lenta, previsible, burguesa y algo comercial. A mí me parece que es escalofriante, descorazonadora, violenta, cruel y amarga. El drama del hijo pródigo y el tercer grado al que se tiene que someter por una familia —que posiblemente— sea tan sucia y deshonesta como algunas de sus borracheras, sin calzoncillos y vomitona a cobro revertido. Mientras, los caimanes del manglar secan sus lágrimas a la espera del primogénito outsider. Nota: 8,1

American Crime (2015)

TIMOTHY HUTTON

Dicen las mentes más ilustradas, esencialmente, aquellas más introducidas en la crítica literaria, que las historias de detectives tienden a caer en el papel del drama moral. Fetén. Pues, yo me hago las siguientes preguntas: ¿qué es la novela negra en el fondo? ¿Por qué toda la cultura del policíaco sigue atrapando a tanta gente? No les pica la nariz… Claro que sí. Es lo más parecido a la realidad diaria. A ver, voy a ponérselo sencillo y práctico: busquen cualquier portada de periódico, la de hoy, ayer o hace un año y mírenlas bien. Leen los mismo que yo: Accidentes aéreos con psicópatas al mando de la nave, asesinatos de menores sin resolver, corrupción política y económica en altos organismos, grandes robos de obras de arte, casos de espionaje por revelación de documentos periodísticos, negligencias médicas y un largo etcétera. En el país de la ficción televisiva por antonomasia, EE.UU, la veterana cadena  ABC, —aquella que hace once años—, rompió las audiencias con el drama de Sci-fi espiritual, “Lost” (2004). De nuevo, ha vuelto con una propuesta muy interesante, junto al guionista/realizador John Ridley  —ganador en el apartado de guion adaptado de la magnífica “12 años de esclavitud”— y no hace mucho, su primer largometraje; un irregular e interesante biopic del mítico músico Jimi Hendrix. Nos propone un drama criminal que explora la complejidad y la omnipresencia del asesinato, en una sociedad violenta como  la norteamericana, desde múltiples puntos de vista. Todo ello aderezado de un sustancioso y bien compactado plus de tensión racial, donde las desigualdades socioeconómicas afloran con fuerza, tras la aparición de un brutal crimen en una pequeña comunidad (Modesto) perteneciente al distrito de los Ángeles.

American Crime Foto 2

American Crime insiste en la candencia de otros grandes films que han tratado el tema desde la magistral; “En el calor de la noche”(1967) de Norman Jewinson o la premiada “Crash”(2005) de Paul Haggis, más cercanas al modelo americano y el caso de “Babel”(2006) de A.G. Iñárratu, desde una perspectiva más globalizadora de los perpetuos temas que acompañan y seguirán acompañando a la sociedad humana. Así como una visible influencia de dos series de culto: The Wire (2002) o Boss (2011) —concretamente en la concepción visual y estética—, con unos primeros planos y encuadres abrumadores, que nos recuerdan muchísimo a la propuesta de Gus Van Saint. Algo que nos deja confundidos, en cuanto a la elección de un canal convencional es todo ese ambiente a cine independiente Made in Usa bien cosido y planteado. Si American Crime estuviera en la parrilla de Showtime o HBO, nadie se lo cuestionaría; pues, el producto desprende mucha calidad. Exquisita fotografía, buen montaje y muy buena dirección de actores. En American Crime, J. Ridley, ahonda en esa América multicultural donde cada una de las partes del conflicto se ha descrito sin adornos. Es una señal, que nos alerta, de un gravísimo problema de rabiosa actualidad y sigue ahí: el embarazo que todo el mundo evita, en mil eufemismos llamado racismo, que sigue tratando de encontrar una dimensión social, entre lo políticamente correcto y la visión más justa de los EE.UU, los cuales, aspiran a ser la máxima expresión de convivencia de todas las partes que intervienen en el eterno conflicto. Sin embargo, la quimera cae en su propia trampa, cuando descubrimos, a través de las magníficas interpretaciones de los aludidos; el ego de sus particulares creencias y prejuicios que terminará por devorarlos.

American Crime Foto 3

Es lo que se atisba en esta primera temporada, pues el show ha sido renovado por una segunda temporada, una vez pasado con gran éxito ante la crítica Made in Usa y con una audiencia más que discreta. American Crime se convierte en un rompecabezas, que con el paso de los capítulos, las diferentes historias de todos estos personajes, se irán hilvanando en la urdimbre principal: el asesinato de Matt Skokie, un veterano de guerra con una vida aparentemente normal. (Hijo de los principales protagonistas, Russ Skokie), interpretado por un Timothy Hutton, en plena forma, que nos recuerda aquel joven  deslumbrante de talento en el debut cinematográfico de Robert Redford. Su esposa es Barb Hanlon (la siempre espléndida Felicity Huffman). El matrimonio Skokie está roto y además, se evidencia que es una pareja de divorciados por el poco feeling que transmiten y una falta de comunicación absoluta. Por otro lado, está la esposa del asesinado MS, Gwen, la cual, ha sobrevivido y permanece muy grave en coma, luchando por su vida. Hija de Tom Carlin (W. Earl Brown) y Eve Carlin (Penelope Ann Miller, una gran alegría la vuelta de esta actriz a la primera línea mediática). La otra cara de la moneda la comparten, unos personajes muy bien escritos. Ahí, tenemos al severo padre, mexicano, viudo y dueño de un taller de reparación de automóviles; Alonso Gutiérrez (interpretado por ese gran actor que es  gran Benito Martínez) intentando ayudar a su hijo adolescente Tony (Johnny Ortiz) sospechoso de complicidad por dejar el automóvil de su padre a un ladronzuelo, Hector Tontz (Richard Cabral). La pareja de yonkis adictos a la  metanfetamina y lo que se ponga por delante; Nix (Elvis Nolasco) y Aubry Taylor (Caitlin Gerard). Auténticos calcos de los personajes de la soberbia “Boss”; Emma Kane y Darius Morrison—emulando un amor interracial imposible. Todos luchan por su supervivencia tras el impacto del asesinato de Matt y las consecuencias, que están condicionando una angustia latente, sobre sus propias vidas. Enzarzándose en una lucha sin tregua para salir del meollo, ante un daño colateral que les implica de facto.

American Crime Foto 4

Vemos gente común y corriente, un grupo de individuos afectados y relacionados con las consecuencias de los trágicos acontecimientos que cambiarán las vidas de cada uno de ellos. Y es precisamente este dolor lo más triste,  y a la vez, lo más interesante. American Crime es un drama que explora las relaciones familiares de distintas etnias, el tráfico de drogas y cómo el hecho de un solo crimen puede afectar el destino de sus vidas. La búsqueda se convierte en un camino de espinas, donde los resortes del sistema judicial chocan hasta hacer descarrilar al más pintado. Todo ello aún suena más doliente en los acordes —de la gran BSO de corte étnico/minimalista— del gran Mark Isham.  La información es oro negro que hay que encontrar a cualquier precio y la justicia, una ínsula quimérica. Uno de los mayores atractivos del show pivota en el resto de los afectados en todo ente affaire. El desgate físico y emocional de un proceso que avanza como un depredador voraz de sentimientos humanos convertidos en despojos de esa tramoya incendiaria llamada sistema y el  avance tortuoso en una sociedad supuestamente muy desarrollada. Un dato, American Crime se estrenó el 5 de marzo de este año, con el halo de las revoluciones ventriculares todavía latentes, tras los homicidios provocados por la policía de Ferguson (Missouri), y el asesinato de un policía a sangre fría en NY. El alcalde la ciudad casado con una afroamericana afrontando las soflamas de su propia policía. Y las calles de EE.UU convocadas a la protesta —en plena reivindicación— de los derechos de igualdad entre ciudadanos de un mismo lugar. En el fondo John Ridely no está más que narrando una crónica de un estallido que siempre supura entre paños calientes, pero sigue latente. Capote lo vio muy claro en Kansas, y es que América, no país para viejos ni para jóvenes. Es una utopía, que a veces, se descontrola y como todo ser humano: nadie es perfecto. A pesar de que American Crime puede dejarle a uno, esa sensación de déjà vu merece darle una oportunidad. La intensidad de los actores y la pulcritud de la narración, a través de una cámara incisiva sobre el gesto del eterno drama americano con aroma a historias, que son obras maestras de la ficción histórica de la TV; bien vale su margen de paciencia. Nota: 7,8

The best albums of 2014

 

1. Jack White “Lazaretto”

https://www.youtube.com/watch?v=qI-95cTMeLM

 

jack-white-lazaretto_1402662538

 

 

 

2.  Hozier

https://www.youtube.com/watch?v=O1wDihZNQyQ

 

 

Hozier

 

 

 

3. Rosanne Cash “The River”The Thread”

https://www.youtube.com/watch?v=4-aKE4D2ync

 

Pre-Order-images_album

 

 

 

4. John Hiatt “Terms of my Surrender”

https://www.youtube.com/watch?v=r7jlkbQVsDoç

 

John-Hiatt-Terms-of-my-Surrender1

 

 

5. Prince “Art Official Age”

https://www.youtube.com/watch?v=nyyS0FSztKc

 

skull_headdress_500

 

 

6. Beck “Morning Phase”

https://www.youtube.com/watch?v=_6Zp84XH6Eo

 

Beck_-_Morning_Phase_The_405

 

7. Kelis “Food”

https://www.youtube.com/watch?v=B1BVnnvqssk

Kelis-Food--768x768

 

 

8. The War of drugs “Lost in Dream”

https://www.youtube.com/watch?v=1LmX5c7HoUw

 

 

 

41f440f9

 

 

9. Hurray for the Riff Raff “Small Town Heroes”

https://www.youtube.com/watch?v=bMtwjaNuQ8w

 

600x600

 

 

 

 

10. Robert Plant “Lullaby and…The Ceaselles Roar”

https://www.youtube.com/watch?v=F3L0EUbRJGk

 

rb3

 

 

 

 

 

 

 

Capricho Cinéfilo.

Blog de Fernando Usón Forniés sobre análisis cinematográfico.

IN THE NAME OF CINEMA

El cine es más bello que la vida, no hay atascos ni tiempos muertos. Avanza como un tren atravesando la noche. Hemos nacido para ser felices con nuestro trabajo, haciendo cine.

Observer

People and Trends

Escrito en negro

La vida no es lo que esperabas, nena

Mundo Lumpen

Al filo de la marginalidad y el glamour

CINEBEATS

Thoughts On Film by Kimberly Lindbergs

La mano del extranjero

Blog sobre ficciones del cine, la literatura y el cómic

Siguiendo a Letamendi

"Del médico que no sabe más que Medicina, ten por cierto que ni Medicina sabe"

Tras la última tormenta

Retazos de una vida

Discover Medical London

Find out how one of the world’s greatest cities became an international capital of medicine with our guided walks, tours and events.

Rompepáginas

El blog de libros de Iván Alonso Pérez

Dr. Insermini

Paint It Noir

Doctor Zito

Zitius, Altius, Fortius.

Nitrate Diva

Old Movies. Fresh Takes.

TODO NEGRO

Novela, cine y series, eso sí, negros

El espacio de Chus

Un blog de rebote

franciscojaviertostado.com

Historia, medicina y otras artes...