The Gloaming (2020) “niebla y crimen en Tasmania”

Un viejo amigo guionista que estrena película, me dijo: ¿Jon en que se parecen Australia y un granero?—Ni idea, tío. Pues, que ambos son grandes dispensadores de grano limpio. —Eres, un crack. Sí, la verdad, que la industria audiovisual de este alucinante país, es uno de los mayores surtidores de actores, actrices, guionistas, cineastas u operadores de cámara. Australia, no es un país, cualquiera, como el interesantísimo Canadá y su fascinante industria audiovisual. No, Australia es un continente, que bien podría vivir de su propio negocio audiovisual, sin necesidad de coproducciones con la vieja corona británica o cesiones de terrenos para megaestudios de superproductoras Made in Usa. En Australia, todo lo hacen muy bien, y en parte, son unos de los mayores suministradores de series, TVmovies, telefilms o film mayores (casi siempre readaptados al candor hollywoodense). Últimamente, el fenómeno y éxito de grandes realizadores en el país de los canguros va en auge. Ya ha llovido desde el piano de la maravillosa Jane Campion y la lista de nuevas directoras en su audiovisual es abrumador. Pues, hay cantidad y talento, a raudales. A partir de estas premisas, nos llega vía canal Starz USA una de las series más interesantes de este huérfano y desvalido, inicio de 2021, ya vestido de primavera pandémica. Y ahí, en ese intrínseco erial que es 2021 es cuando aparece una película o una serie de televisión con una estética tan deslumbrante que hace que los adjetivos como “insinuante” o “pictórico” parezcan manifiestamente inadecuados. Casualmente, es el caso del drama de misterio de ocho capítulos, The Gloaming, de la creadora y escritora Vicki Madden, el empuje visual de la producción parece manifestarse como una especie de residuo viscoso, que se adhiere a tu psique de la misma manera que se aglutina una mancha de sudor de tus axilas, a pesar de llevar desodorante de última generación, antimáculas que patrocina la marca de desodorantes de la Premier League. Gloaming es una palabra que no se usa con frecuencia, pero su significado es tan evocador y específico que realmente no podría haber sido nombrado de otra manera. La palabra inglesa Gloaming es un término que deriva de un apareamiento con el gaélico. Técnicamente, The Gloaming, se utiliza en este show para referirse metafóricamente a los fantasmas del pasado que perduran entre la vida y la muerte, aunque también podría describir cuántos personajes de la serie, en el devenir diario de sus vidas. No crean, que algunos puristas definirían al intervalo, entre lo crepuscular del día, y ese ese momento después de la puesta del sol, antes del velo oscuro de la noche. Pero podría aplicarse a cualquier momento y espacio que sea el “intermedio” de la hora del día, entre la caída del sol y la irrupción de la oscuridad, un espacio liminal que utiliza la serie. No quiero decirles lo que daría para una gran tertulia de esas tan absurdamente televisivas, Made in Spain, pues, gozamos de infinidad de adjetivos.

Aunque la creadora de la serie, fue taxativa Miss Madden, dejó muy claro que deseaba utilizar esa palabra: “Mi madre era galesa y solía hablar mucho del crepúsculo. Apostilla que se trata de un espacio cómodo, para tratar el mundo sobrenatural de fantasmas. Ellos, son los que se sientan en ese interludio meteorológico”. Dejemos muy claras, las cartas sobre la mesa, esta historia no es The Sixth Sense. Empero, sí presenta a personas que están dentro de un contexto fantasmagórico, que están atrapadas, de algún modo. Vicki Madden añadió: “mi intención a la hora de realizar esta serie era hacer una exploración al dolor como un tema porque estaba perdiendo a mi madre en ese momento. Estás atascado, no puedes avanzar, no puedes retroceder”. The Gloaming, tiene un aura de Neonoir realizado en Tasmania impulsado por los personajes, la vehemencia del ambiente medio físico, y  la propia climatología del sitio. Es una experiencia que casi se asemeja a lo que inunda a sus personajes principales, algo de lo que no puedes deshacerte. Muy destacable es la aportación Marden Dean: el director de fotografía —que maneja la luz de los entornos magistralmente— cultivado en esa gran escuela que la ACS de Australia. Buena nota dio en sus trabajos en Breath (2017), Boys in the Trees (2016) y The Infinite Man (2014). The Gloaming es la última de una tendencia emergente de producciones basadas en Tasmania que ven al estado insular como un lugar de terrible belleza, ubicado en algún lugar al sur del continente y al oeste del infierno, siguiendo el film de época, entre la venganza y el racismo en pleno S.XIX de la Australia colonial, dirigida por Jennifer Kent The Nightingale (2018). El drama gótico con dosis de comedia macabra, Lambs of God (2019) de Jeffrey Walker y otra serie dirigida por V. Madden: el terrible y deslumbrante thriller de desapariciones The Kettering Incident (2016). Al igual que en la interesantísima The Kettering Incident, The Gloaming, está empapado de esa luz de la luna helada y acomodado en la niebla y la bruma. Tiene una atmósfera escandinava y una trama extraída de un libro o manual de confección del policíaco enrevesado de género más definido: el thriller detectivesco por eliminación de testigos. Una narrativa retorcida que involucra muertes y desapariciones, en un lugar, donde todo el mundo se conoce y donde todo el mundo guardo secretos inenarrables. La pareja de policías que llevarán a cabo la investigación. Dos detectives con unas singularidades muy sui generis. A medida que va a avanzando la investigación, de la mujer asesinada, se irán descubriendo pistas que deriven el affaire, en algo mucho más personal.

Hablamos de un asunto procesado por ellos mismos hace 20 años. Un tiempo en el que la comunicación entre ambos ha sido inexistente. Ya que hubo un crimen, de que iremos sabiendo cosas. La historia retira lentamente las capas para revelar que hay mucho más en la investigación en su centro de lo esperado. Sólo les estoy abriendo boca con el episodio primero y porque he decir, que esta es la segunda serie que me ha parecido algo novedosa, siendo el típico producto que  habremos descubierto, un montón de veces, entre la infinidad de thriller escandinavos. En el primer capítulo observamos una visión de los eventos relacionados con ese crimen en una secuencia introductoria surrealista que muestra a los jóvenes adolescentes Jenny McGinty (Milly Alcock) y Alex O’Connell (Finn Ireland) aventurándose hacia una casa grande y espeluznante, pasando por un bosque de árboles altos y huesudos y un colección de lápidas mugrientas. El ocupante de la propiedad no está muy emocionado de verlos y dispara una escopeta a Jenny a quemarropa. la tarjeta de identificación escolar de una niña, Jenny McGinty, que fue asesinada 20 años antes; es un caso frío y perenne que sigue atormentando a muchas personas en la ciudad de Hobart, incluida Molly McGee (Emma Booth), la detective que lidera la investigación del nuevo caso. Pero se fue después de presenciar el asesinato de Jenny, cuya ayuda es solicitada por el jefe de Molly, el inspector Lewis Grimshaw (el extraordinario actor aborigen Aaron Pedersen, Mistery Road 2018, Jack Irish 2016 o The Code 2014). Lewis razona que Alex podría ser útil dada su conexión con Jenny, pero su regreso saca a relucir 20 años de bagaje tácito para Molly, quien estaba saliendo con él, cuando Jenny fue asesinada. Luego una vez convencida Molly de la idoneidad de volver a trabajar con Alex O’Connell (Ewen Leslie), el antiguo amigo que estaba asentado en Melbourne, pero que creció en Tasmania. La pareja de detectives está en marcha. Si eso no fuera suficiente, argumento, a lo largo de la investigación Molly también está intentando reparar su relación con su hija de 14 años, Lily (Josephine Blazier), mientras lleva a cabo su propia indagación clandestina sobre un promotor inmobiliario local, Gareth McAvaney (Martin Henderson, The Ring 2002, Litle Fish, 2005, Flyboys 2006 Red Road 2014, Everest 2015 y un largo etc.), de quien sospecha de un asesinato diferente.

Otra arista es la posición de Alex, ya no es un niño ni un adolescente. Éste, ha crecido y se convierte en un detective de policía, con oficio, además de ofrecer otra actuación realmente digna de elogio. Como ya demostró en otras series dramáticas, como las recientes (Luminaries 2020, The Cry 2018, y Top the Lake 2017). 20 años, no son nada y de repente, de nuevo juntos, indagando en un affaire muy oscuro. En el caso de Molly, interpretada, por Emma Booth (Tracks 2013, Swerve 2011,Underbelly 2008) donde tiene una presencia muy dominante. Bueno, quien quiera verla en estado puro, lo mejor disfrutarla, en el espeluznante thriller de terror de  Hounds of Love (2017). Obviamente, desde el primer episodio que Molly y Alex tienen una historia, apenas se discute sobre ello, y la razón de la obsesión de Molly con Gareth no es una explicación inmediata, hasta varios episodios de la serie. En cambio, Molly y Alex, y por lo tanto la serie, dedican su tiempo a descubrir los vínculos intrincados, a menudo impactantes, entre el reciente asesinato, el caso sin resolver de Jenny McGinty y varios residentes de la ciudad. El avance de la serie deja en claro que la historia también involucra prácticas ocultas, y hay un fuerte elemento sobrenatural, aunque esto se agita poco a poco, asumiendo lentamente más parte de la trama a medida que continúan los ocho episodios del programa. Como resultado, lo que al principio se siente como un drama criminal fundamentado en los cañones clásicos: se convierte gradualmente en algo más rico y extraño —de una manera— que todavía se siente plausible. Los primeros tres episodios forman la extensión de esta revisión, ya que no es exactamente el quid, sino exactamente el porqué. Molly es requerida para inspeccionar un cadáver en la escena del crimen al principio del primer episodio, en un momento espeluznante y surrealista, como una producción de David Lynch, que involucra un cuerpo que se encuentra cerca del agua, en este caso, un bulto muy sospechoso y de rebuscado aspecto cinematográfico en el fondo. Este cuerpo no ha sido envuelto en plástico sino cubierto en alambre de púas, de un modo, realmente retorcido. Dicho esto, la investigación del asesinato y a dónde conduce no resisten completamente el escrutinio. Si bien inicialmente Molly y Alex siguen las pistas como lo haría cualquier buen detective, a medida que su investigación descubre más información, su enfoque cambia cada vez más a los crímenes del pasado, algo que es especialmente cierto en Alex.

Si bien esto, ciertamente, se suma al drama y la profundidad del programa, también distrae del alma mater inicial de la trama, y la conspiración más amplia en la que finalmente se centra la historia deja varios agujeros en el engarce de ésta a su paso. La importancia del alambre de púas es uno de varios puntos de discusión. Muchas cosas no están claras, aunque es obvio que, si perdona el lenguaje y determinada gramática de lo más cercano a los personajes de un grupo de investigación de psicofonías. Sería, alguna, de las notas chirriantes. Es evidente, que hay algo extraño en el vecindario, con posibles vínculos con tipos de prácticas ocultas. Grace Cochran (la gran actriz veterana, Rena Owen, Once Were Warriors, 1994 Rapa Nui 1994, Siren 2018), líder de la comunidad de la iglesia local, parece la más que sospechosa. Y el joven Freddie (Matt Testro) mentalmente trastornado es uno de los personajes más oscuros: parece que siempre está a un paso de llevar la historia a lugares muy retorcidos. Las conexiones de “esta vez es personal” que hacen que el caso sea de mayor interés para Molly y Alex, así como algunos diálogos forzados, ocasionalmente le dan a The Gloaming esa pizca de artificio dramático. Demasiado familiar y contraético a su aire de sorpresa emocionante e intriga. Dado el marco de género del programa, no lo llamaría sorprendentemente original, pero seguro que es sorprendente: particularmente como una obra de atmosfera y clima. Madden está haciendo algo similar con la niebla, aquí como en El incidente de Kettering. Sus cualidades amenazantes y misteriosas espesan el marco, cubriéndolo con una especie de vapor enigmático y semitranslúcido. Dickens describió en A Tale of Two Cities una “niebla humeante en todos los huecos” como una fuerza que “vagaba en su desolación colina arriba, como un espíritu maligno, buscando descanso y no encontrando ninguno”. Lo llamó una “niebla húmeda e intensamente fría” que “se abría paso lentamente a través del aire en ondas que se seguían y se extendían visiblemente unas a otras, como lo harían las olas de un mar malsano”. Luego, estamos ante una configuración rica, que le quedo un buen trecho, para llegar al final, pero que atisba un tapiz de conexiones interpersonales entre los personajes; que se distribuye de una manera, inquietante y muy bien filmada, la cual, no se  distrae del misterio más grande: la maldad. Esa intriga sobrenatural de The Gloaming la convierte en una opción única y especialmente gratificante. Seguiremos aguardando capítulos. El visionado en España será entre abril y mayo por Starz Channel o Movistar. Nota: 7,4

Las 30 mejores series estrenadas en 2020

 

1. Zero Zero Zero

 

 

2. Gangs of London 

 

 

3. Des

 

 

4. The Queen’s Gambit

 

5. Valley of Tears

 

6. I May Destroy You

 

7. The Great

 

8. Unorthodox

 

 

9. White House Farm

10. Sløborn 

 

 

11. Raised by Wolfes     

 

 

12. The Outsider

 

 

13.  Perry Mason

 

 

 

14. High Town

 

15. Kalifat

 

16. DNA

 

 

17. Baghdad Central

 

 

18. The Trial of Christine Keeler

 

19.  L’effondrement

 

  20. The Luminaries    

 

  21. The Good Lord Bird

 

22. The Liberator

 

23. Hunters

 

24. Stateless

 

 

25. Upload

26. The White Wall

27. No Man´s Land

 

 

28. Twin

  29. Ted Lasso

30. Box 21

Las mejores series de TV 2019

  1. Chernobyl

 

2. Watchmen

 

3. The Mandalorian

4. Too Old To Die Young

 

 

5. Euphoria

6. The Boys

 

 

 

7. De Dag

 

 

 

8. Wu-Tang: An American Saga

 

 

9. See

 

 

10. The Virtues

 

 

11. Warrior

 

12. Monzón

 

13. The Act

14. Das Boot

 

15. The Spy

 

 

16. The Goodfhater of Harlem

17. Slepnac od Swiatel

18. Kingdom

19. City on Hill

 

20. Servant

21. Success

22. Quicksand

23. Hanna

24. The Cry 2019

25. Cacht 22

The best news series of TV 2018

 

  1. The Terror

 

 

2.Escape at Dannemora

 


 

 

3. Mistery Road

 

 

4. Sharp Objects

 

 

5. Hommecoming

 

 

 

 

6. Patrick Melrose

 

 

 

7. Killing Eve

 

8. Jack Ryan

 

 

9. Yellowstone

 

 

10. The Haunting of Hill House

 

11. Waco

 

 

12. McMafia

13. Trust

 

14. Counterpart

 

 

15. Altered Carbon

 

 

16. The Looming Tower

 

17. A Very English Scandal

 

18. The assassination of Gianni Versace

 

 

 

19. The Marvelous Mrs. Maisel

 

 

 

20. Narcos Mexico

 

 

21.The Little Drummer Girl

 

22. Mr. Inbetween

 

 

 

23. Mosaic

 

 

24. La Tréve

 

25. Black Earth Rising

 

 

26. Seven Seconds

 

 

27. Mayans

 

28. Pose

 

29. Castle Rock

 

 

30. Dietland

 

Las mejores series estrenadas en 2017

1. The handmaid´s tale

 

2. Godless

 

3. Mindhunter

 

 

4.The Sinner

 

 

5. Umbre

 

6 Feud

 

 

7. Manhunt: Unabomber

 

8. The Deuce

 

9. Ozark

 

10.Taboo

 

 

11. Pustina

 

 

12. Cardinal

 

 

 

13. American Gods 

 

14. Big Little lies

 

15. Fauda

 

16. Sorjonen

17. Glow

 

 

18. Snowfall

 

19.The Punisher

 

20. Sneaky Pete 

21. Alias Grace

22. Rellik

 

23. Valkiryen

 

24. Mary Kills People

 

25. Philip K. Dick’s Electric Dreams

 

 

Las mejores series estrenadas en 2016

the-people-vs-oj-simpson-foto-1

 

 

1.People Vs O.J.Simpson

 

 

 

the-night-of-foto-2

 

 

2.  The Night Of (HBO)

 

 

3. Quarry (Cinemax)

 

quarry-foto-3

 

 

 

4.  The Crown (Netflix)

 

the-crown-foto-4

 

 

 

5.  The Night Manager (BBC)

 

the-night-manager-foto-5

 

 

 

 

6.  Rillington Place (BBC)

 

rillington-place-foto-6

 

 

 

7.  The Get Down (Netflix)

 

get-down-foto-7

 

 

 

8.  Harp&Leonard (Sundance Channel)

 

 

a03f1362fbc8bc25ec4b4c3fb32e3923

 

 

 

9.  The Girl Experience (Starz)

 

the-girlfriend-experience-foto-9

 

 

 

 

10.  Channel Zero (Syfy)

 

channel-zero-foto-10

 

 

 

The New bets of the cable (2015) for the decade end

36NG-Emmys-2014-Awards-Full-List-of-Nominations-01_1

Mucho se está hablando y mascullando, en torno, a esta temporada televisiva en EE.UU, y resto de las islas británicas. Hablamos de todos esos productos con calidad, a día de hoy, para ser los finalistas de los inminentes Emmy 2015. El mes que viene sabremos si GOT recibe un aluvión de premios ,o como suele ser en estas lindes, por parte de la academia vuelve a ponerse el mejor Nenuco de la añada y nostalgia, para obsequiarnos un hiperhomenaje a una de las grandes series de la historia de la televisión: Mad Men. Nadie pondría el grito en el cielo. Pero viendo las nominaciones, las opiniones sos todos los colores y plausibles. Recordemos que el año pasado, el Sr. White de Breaking Bad se marchó para siempre de la caja tonta (como gustan llamarla los snobs del cine trascendente) con su anfetamina cristalizada azul para siempre, y los Emmy, la encumbraron a los altares, cuando ya estaba en el mismísimo cielo. Es humano y en este tipo de saraos; las emociones venden. No es más que eso, así de sencillo: las amamos o las detestamos. Evidentemente, si viviéramos en Corea del Norte no lo podríamos saborear. Luego, no sé Uds., pero yo no tengo la más mínima intención de irme por aquellos lares. El Show business es parte de nuestra cultura y un ingrediente más, como lo pueda ser el azafrán en una buena paella. Series del calibre de Mad Men se lo merecen, pues, de facto pasan a ser patrimonio de la historia de la TV, y, occidente es un lugar que necesita de esa historia para mirar atrás y sonreír de vez en cuando. Sin embargo, observamos en este ya bien entrado 2015, se percibe un recambio en los banquillos. Nuevas generaciones de gente que han mamado buena televisión y viene con currículos que apabullan y dejan del revés al más pintado. De las mejores universidades y factorías del guion. Ya sea para la TV o el cine. A día de hoy, vemos que los saltos son idénticos, por el trasiego de estrellas, de una alfombra a la otra. Bien, lo más importante de este post es saber, como serán algunos de los nuevos shows, que tienen que dar el relevo al último lustro de la década, y si alguno de esos productos llegará a sobrepasar los ya legendarios 7 años, con última temporada dividida en dos partes, de la mencionada Mad Men. Estas son nuestras propuestas para un Otoño/invierno en el sofá de los sueños en VOS.

 

 

De la mano del guionista, actor y creador de SOA; Kurt Sutter. Nos llega con una historia en pleno siglo S.XIV ultraviolenta, queriendo recoger o estar a la altura de Juego de Tronos

 

Del guionista y hermano de la perla de oro del cine británico; Jonathan Nolan. Un remake de Sci-fi con un reparto de lujo en el canal por antonomasia del cable, HBO

 

Del director de cine brasileño, José Padilha creador de la fascinante y premiada; Tropa de Élite. Nos llega una historia alucinante sobre el narcotraficante P. Escobar en Netflix

 

De una de las guionistas de la serie de culto Breaking Bad, Moira Walley-Beckett. Nos llega un drama hipnótico  sobre el mundo de la mejor escuela de ballet de USA  para el canal Starz

 

Del actor, guionista y director independiente Edward Burns. Nos llega una historia verídica sobre polícias corruptos y su división por vigilancia de la moral americana. Neonoir en TNT

 

Del actor, productor y estrella de la gran pantalla Bradley Cooper. El canal CBS adapta el film, que ya encarnó para el cine, el mísmisimo Cooper. Sci-fi y Thriller que prometen emociones

 

Frank Spotnitz uno de los guionistas de Expediente-X  y Sir Ridley Scott como productor ejecutivo realizan para Amazon TV una adaptación, del libro de Philip K. Dick, que apunta muy alto

 

Adjuntamos listado de nominados en las diferentes categorías, que concurren este año, y comprobarán la gran cantidad de títulos reseñados en nuestra publicación. Lo dicho, suerte y a disfrutar de la ficción.

 

http://www.emmys.com/awards/nominees-winners

Black Sails (2014) “Piratas descafeinados”

 

BlackSailsThumbScope

 

El mundo de la ficción Made in Usa lleva más de 60 años contándonos, desde la vetusta pantalla catódica, historias de policías patrulleros, mafiosos depresivos, espías con hijos en la edad del pavo, asesinos en serie sentados en sillones de piel de vaca, periodistas, políticos corruptos, fugitivos de la ley, vaqueros en el Far West, cárceles de alta seguridad, superhéroes, brujas, magos y un larguísimo etcétera. Hasta caballeros andantes en un mundo psicodélico entre la ficción y el medievo. Bien, llegados a esta ínsula del entretenimiento, nos encontramos con unos piratas en el Caribe de garfio, zarcillo y sable afilado. Black Sails es una de las últimas series que he visto y me quedado a dos velas —no precisamente negras—  más bien, grises y pidiendo oxígeno. El canal Starz junto al vidioclipero Michael Bay en la producción ejecutiva, de este carísimo entretenimiento, son responsables de una de las nuevas apuestas en la TV de cable de 2014. La idea parte del guionista Jon Steinberg, un tipo que dejó oficio en la interesante “Jericho” (2006), y de ahí que la decepción sea aún más profunda. La entrega de ocho episodios de una hora de duración está centrada en la edad de oro de la piratería entre el Caribe y el Atlántico. A modo de precuela, sobre la obra del ínclito Stevenson, se nos mezcla el drama y acción entre las bellas aguas del Caribe antillano. Gestándose una trama donde las expectativas, a priori, son mucho más decepcionantes de lo que apunta toda la tramoya del show.

Annebonny5

Es verdad, que transitan algunos personajes extraídos de la Isla del tesoro como el fascinante John Silver “el largo” pero la historia se le deja al protagonista  y  ”héroe”; el Capitán Flint (interpretado por el inglés, Toby Stephens, actor que nos dejó un sabor agradable en aquella joya que se llamaba “Fotografiando Hadas” de Nick Willing en 1997 y ahora reconvertido en un actor de ficción BBC y Channel 4) jugando a feroz jefe de una camarillas de piratas, embarcados en un galeón versus la perla negra de Jerry Bruckheimer. La crítica del otro lado del charco llegó a establecer un paralelismo con la serie estandarte de la nueva HBO,  Game of Thrones. Todo es opinable. Visto y a toro pasado que diría el maestro Belmonte. Ver para creer. No soy fan de GOT, pero uno lleva mamando la HBO desde su primer combate de boxeo y la factura de los productos Made in HBO tienen un aroma entre lo más original y sublime de la historia de la TV. Ni tampoco  el  gran western de mediados del primer milenio, Deadwood. Es obvio, que las comparaciones son odiosas. Fetén. Ya quisieran en Starz que —los piratas tan fashion y sexuales de Black Sails— se parecieran un poquitín a aquellos films del ínclito Siodmak. No vamos quitarle al César lo que es suyo. Y la serie tiene los ingredientes idóneos para ser un clásico de la TV. Pero una cosa es querer y otra, no poder. Por mucho que la producción ejecutiva intente inyectar cierta complejidad a la premisa de arena/espadas junto a ese icono de sexo/acción. No es la fantástica Spartacus. No lo es, desgraciadamente. El drama encalla en la ambición de la ausencia de conocimientos básicos en la elaboración de una Biblia en condiciones.“Black Sails”, es una mezcla empapada y ocasionalmente exasperante del cine de serie B (no del bueno, sino el aturullado y algunas veces casposo) desconcertante y poco prometedor. Luego no se sorprendan, porque hablando de aguas bravas llenas de tiburones, valga éste aviso a hipotéticos navegantes. Aunque sobre gustos, ya lo dijo el poeta Ovidio…

Duel_black-sails-2014

El casting de BS tiene algunos aciertos como los actores de un peso específico en la nueva ficción televisiva, en particular Zach McGowan (lo recordarán de Shameless como el motero flipado y sus desnudos integrales por la casa de la agorofóbica Sheila Jackson/Joan Cusack) aquí convertido en el capitán Vane, rival de Stephens o Hakeem Kae-Kazim (Hotel Ruanda 2004 y Dafur 2009) como Mr. Scott; el maquinador del trapicheo junto a la chica,  Hannah New, (una conocida de los seguidores de A-3 por su papel de Rosalinda Fox en el tiempo de las costuras 2012) como Eleanor Guthrie, propietaria de la taberna local, la cual, acusa una ambigüedad algo difusa; provocando la ausencia de ese plus interpretativo. A la postre, es la hija de Richard Guthrie (interpretado por Sean Cameron Michael, Rectify 2013 o The Girl 2012), el empresario de azúcar y otras materias más rico de las Bahamas. Lo dicho, en ese intento por construir un material serio y adictivo entre diálogos sutiles, subtramas punzantes y nuevos personajes que le den continuidad. Al final, Black Sails se queda en los esquemas de la típica serie de tetosterona y aventuras, sin llegar a introducir, la suficiente dosis de complejidad moral y ambigüedad de los intérpretes. Partiendo de lo que sería algo que Stevenson hubiera hecho —a modo de esbozo— 30 años antes de escribir la Isla del Tesoro. Es muy frustrante, observar a Toby Stephens juguetear como el Capitán Flint anduviera en un casting de selección, para una producción teatral en Londres de El rey Lear. Él, que debería ser el alma crujiente del show adolece de chispa final, en su búsqueda del mítico y legendario tesoro del galeón español, Urca de Lima y hacer de este tesoro; el baluarte para crear en la Isla de Providence un reino de Piratas en mayúsculas. Sólo de piratas auténticos. Criminales sin orden ni reglas, aquí hechos unos zorros del estropicio. Una pena sobre todo por el nuevo Ceo de Starz y ex HBO, Chris Albrecht en este nuevo intento tan ambicioso pero muy lejos de su buque insignia; la magnífica Spartacus. Desde entonces no ha habido suerte ni con “Boss” ni la más que interesante, pero con los mismos defectos que Black Sails “Magic City” han estado a la altura de un halcón como lo ha sido y lo es Albrecht en su periplo por HBO. Desde los Soprano, The Wire, Carnivale o Deadwood. Y es que CA, sólo estaría pensando por qué no me cayó en las manos la propuesta de Michael Hirst, “Vikings” (2013) una serie que cumple con todas la carencias de este show. Black Sails ha renovado por una segunda temporada. Nota: 5,9

Hopper in Gloucester

Edward Hopper's work in Gloucester, Massachusetts and beyond

SOPA DE GANSO

Blog de cine de Jordi Batlle Caminal

El sitio tranquilo

No sé vender mi producto

Diccineario

Cine y palabras

El dolor sí tiene nombre

Vivir con dolor crónico (Neuralgia trigeminal)

Capricho Cinéfilo.

Blog de Fernando Usón Forniés sobre análisis cinematográfico.

IN THE NAME OF CINEMA

El cine es más bello que la vida, no hay atascos ni tiempos muertos. Avanza como un tren atravesando la noche. Hemos nacido para ser felices con nuestro trabajo, haciendo cine.

Observer

People and Trends

Escrito en negro

La vida no es lo que esperabas, nena

Mundo Lumpen

Al filo de la marginalidad y el glamour

CINEBEATS

Confessions of a Cinephile

La mano del extranjero

Blog sobre ficciones del cine, la literatura y el cómic

Tras la última tormenta

Retazos de una vida

Discover Medical London

Find out how one of the world’s greatest cities became an international capital of medicine with our guided walks, tours and events.

rompepaginas.wordpress.com/

Blog de libros young & foolish

Dr. Insermini

Paint It Noir

Doctor Zito

Zitius, Altius, Fortius.